CENTRO DE ROMA

Por la mañana centramos el paseo en el laberinto del centro de la ciudad, conociendo los monumentos, plazas y fuentes más importantes. Ya por la tarde, después de alquilar nuestra moto vespa, simulamos ser romanos más y visitamos el Vaticano.

Pasamos por uno de los muchos puntos fuertes del día, la plaza del campo dei Fiori, que cada mañana alberga un extraordinario mercado de fruta, verdura, queso, pasta, especias, ropa, etc… Muy frecuentado y animado, tanto por locales como por extranjeros.

Un espectáculo de olores y colores y donde hacían zumo de granada natural recién exprimido. En el medio de la plaza hay una estatua de un personaje que fue quemado vivo por hereje, recordando que esta plaza, era el lugar de las ejecuciones capitales en la antigüedad.

Postriormente pasamos por Área Sacra del Largo Argentina. Estamos hablando de los restos de cuatro templos romanos de distintos tiempos. Había leido que es una zona con multitud de gatos aunque nosotros no vimos ninguno. El centro de la ciudad se caracteriza por su multitud de calles formando un laberinto. Subimos hacia la plaza della Minerva, donde está la iglesia Santa Maria Sopra Minerva y un curioso obelisco sostenido por un gracioso elefante llamado Elefantino.

Finalmente llegamos a una de las plazas más bonitas de la ciudad como es la plaza della Rotonda. El Panteón de Agripa, uno de los monumentos mejor conservados de Roma, se puede visitar de manera gratuita y es en conjunto una de las gratas sorpresas del viaje. Destaca tanto el exterior como el interior, donde hay un enorme ojo de buey por donde entra la luz y por sus mármoles que dotan frescura y colorido.

Por vía del Corso y no sin dificultad, debido al entramado de calles, llegamos a la espectacular fontana di Trevi. Es grande, ocupa la totalidad de la plaza en que esta situada y fue otro de los momentos claves del viaje.

La tradición indica que si uno quiere volver a la ciudad eterna, debe lanzar de espaldas, y por su hombro izquierdo, una moneda. Recientemente he leído un artículo que el ayuntamiento de Roma recauda 1.000.000 € de la fuente y es destinado para ayudar a personas necesitadas de la ciudad.

El mapa lo continuamos por el palacio del Quirinale, residencia del presidente de la República, por el templo de Adriano, la plaza Colonna para ver la columna de Marco Aurelio y el palacio Montecitorio.

Después de una rato caminando llegamos a la plaza Navona. Hablamos de otro punto importante de la ciudad. En el renacimiento era el centro neurálgico y mantiene forma alargada en forma de circo.

Hasta el siglo XIX, la plaza se inundaba de agua cerrando los desagües de las fuentes para el divertimento del pueblo. La plaza destaca por la fuente de los Cuatro Ríos, de Bernini, situada en el centro entre varias fuentes más. Es un lugar muy pintoresco y muy romano con pintores que exponen sus pinturas, caricaturistas, mimos y artistas formando un espectáculo al aire libre.

Muy cerca está la plaza Pasquino, con la estatua parlante Pasquino, donde la gente deja mensajes de descontento en el busto de la estatua o alrededores. Antiguamente eran mensajes anticlericales escritos por protestantes.

Por esta zona, una de las calles más reconocidas del centro histórico es la vía del Governo Vecchio. Otra calle importante es la vía del Coronari (rosarios) llena de tiendas de antigüedades muy agradable de recorrer.

EL VATICANO

Tras un inicio dubitativo con la moto, poco a poco, ganamos más confianza sobre dos ruedas. Pusimos rumbo al Vaticano y más concretamente a la plaza San Pedro, para ver la gigantesca basílica de San Pedro. En vía della Conciliazone, aparcamos nuestro vehículo.

Que vamos a explicar de la plaza y de la basílica. La plaza es grande, llena de estatuas de santos y de gente por todos lados. Junto con las medidas de seguridad, finalmente entramos en la basílica que es un relicario de obras. La Capilla Sixtina del gran Leonardo Da Vinci también está aquí. Conocimos a la guardia Suiza y es evidente que el estado del Vaticano posee riqueza y tiene también una radio, un periódico y hasta una televisión.

Después de la visita, pasamos por el castillo de Sant’ Angelo y fuimos incluso de nuevo al Coliseo para verlo iluminado. Está muy claro que la moto es un gran medio de transporte local.