COMO

Para un aficionado al deporte rey como es el fútbol, en Milán, hay que hacer aunque sea una parada de rigor en el estadio de los equipos locales del Milán e Inter de Milán. El estadio Giuseppe Meazza o San Siro, ha vivido grandes noches europeas con el balón rodando por el césped.

En las orillas del lago de Como, a tan sólo cincuenta kilómetros de la capital de Lombardía, encontramos la bonita ciudad de Como. Estratégicamente situada, es punto inicial para realizar trayectos en barco por todos los pueblos de la orilla del lago.

El gran Duomo con cúpula de color verde, es el edificio religioso más importante e imponente de todo el centro histórico repleto de callejuelas.

Subir en el funicular tipo cremallera a Brunate, es la mejor opción para obtener unas imágenes de la nerviosa ciudad y de la inmensidad del lago de Como. Arriba en Brunate no hay que perderse el mirador de Pissarontino, también vamos a poder disponer de la imagen de una pequeña iglesia y hasta una pequeña fuente con agua refrescante.

El faro de Volta está también en este pequeño balcón del norte de Italia pero hay que caminar un poco para llegar. El físico italiano Alessandro Volta, inventor de la pila, entre numerosas aportaciones más, nació en Como.

El lago está catalogado como de los más bonitos de Europa y familias adineradas han establecido su residencia en este territorio. Y es normal, en este lago la tranquilidad de las aguas contrasta con las grandes montañas a ambos lados del caudal de agua, obteniendo imágenes de gran belleza.

BELLAGIO

En esta masa de agua dulce sus otros destinos principales son Bellagio y Lecco, aunque durante todos los márgenes siempre aparecen pequeños pueblos. La nota común son coloridas casas bajas con una pequeña iglesia dominando el pueblo, como sucede en Tremezzo o Menaggio.

La visita a Bellagio está más que justificada y hay la opción de navegación rápida o más lenta, una hora u dos horas dependiendo de la elección. Ir a la dicha población, por la carretera que bordea el lago, es otro magnífico ejercicio para parar donde apetezca y encontrar ese espacio único.

La “perla del lago” está posicionada justo en la intersección de los tres ramales del lago de Como, de ahí su enorme fama con vistas a las montañas de los Alpes. Si, es un pueblo excepcional con todo tipo de detalles y lujos con palacios y villas sólo para presupuestos altos. Los locales lo saben y aprovechan el turismo masivo.

En punta Spartivento es donde acaba tierra firme y donde unen las tres mangas del lago. Varenna es otro pueblo muy característico pero ya es necesario más tiempo y nosotros saldríamos hasta Bérgamo donde teníamos el alojamiento.

Para hacer el trayecto en coche es más rápido volver prácticamente a Milán y de aquí hacia Bérgamo. Son algo más de 90 kilómetros pero es todo autopista y en poco más de una hora te plantas. Lógicamente hay otras opciones pero tardas mucho más tiempo.