PENÍNSULA DE PELSEJAC

En frente de la península de Pelsejac hay dos islas muy frecuentadas, Mljet y Korcula. Con una longitud de más de cincuenta kilómetros, es conocida por sus diferentes pueblos costeros con playas y calas de interés, sobretodo en la parte meridional, con un clima más suave y dócil. Otro aspecto importante en la península es el vino y el aceite de oliva, producidos localmente en la región, son los productos estrella para traer en la maleta hasta casa desde cualquier punto de venta. Dubrovnik y el aeropuerto están a una hora de vehículo.

En el caso propio de salir de la isla de Mljet desde el puerto de Sobra hasta Prapatno, ya en los aledaños de Ston, el pueblo con la muralla más grande de Europa, cruzar toda la península en coche hasta Orebic supone cerca de una hora de conducción. El objetivo claramente es llegar hasta el puerto de este tranquilo y apetecible pueblo del litoral para en cerca de veinte minutos alcanzar la isla de Korcula. Todo el entorno de Orebic, la isla de Korcula y las otras pequeñas islas o islotes, crean un paisaje ideal en una zona costera del país muy atractiva.

La isla de Korcula es principalmente muy verde con abundancia de viñedos y olivos, constancia de ellos son los numerosos caldos en forma de vino normalmente blanco o aceite que hay en la zona. Supuestamente Marco Polo, mercader y viajero, nació en la isla, tal como defienden los locales aunque tampoco queda muy claro tal afirmación en los registros.

La ciudad amurallada de Korcula, con forma de raspa de pez para mayor protección de los vientos, es la típica villa medieval de Dalmacia. Muchos viajeros únicamente realizan todo el trayecto de atravesar la península de Pelsejac para llegar hasta Orebic mediante ferry y llegar al puerto de Korcula. Desde aquí en autobus o taxi llegar hasta la ciudad urbana para simplemente admirar tanta belleza. Podemos indicar que si merece la pena todo este trayecto.

Korcula

Pero la isla de Korcula no solamente es su gran ciudad emblema, además tiene otros puntos importantes de veraneo y pueblos tranquilos de interior. Las zonas de Lumbarda, Brna o de Vela Luka, punto fuerte para realizar excursiones por mar o simplemente trasladarse a otras islas de Croacia, son interesantes y fáciles de visitar por las escasas distancias en coche.

BRNA

Establecimos el alojamiento en Brna, una pequeña bahía tranquila y preciosa con un hotel muy destacado y por el cual obtuvimos una gran oferta irrechazable. Si miramos el mapa esta localidad está en el centro de la isla y en la parte sur, con centros para el buceo, alquiler de barcas y restaurantes de gran fama. La piscina, la playa, una merienda o copa en la terraza del hotel es simplemente disfrutar de una vacaciones más tranquilas.

Muy cerca de aquí está la zona conocida como Prizba, con múltiples casas vacacionales durante gran parte de la costa con playas, calas, algún pequeño puerto donde alquilar una barca y bares y restaurantes. Al pasar con la bicicleta apunté diferentes sitios para poder alquilar una barca para dar un paseo por mar al siguiente día, sinceramente no es la parte más conocida de la isla pero es muy tranquila y porque no pasar para dar una pequeña vuelta.

Saplunara -> Sobra -> 15 km

Prapatno -> Orebic -> 55 km

Korcula-> Brna -> 32 km