REQUISITOS PARA ORGANIZAR UN VIAJE

Partimos de la base que no somos ni mochileros ni de viajes organizados. De todas formas para el futuro no descartamos encontrar nuevas sensaciones y experiencias viajando de otra manera, por supuesto. Tenemos una forma de viajar propia armando todo un viaje con la herramienta más poderosa existente, Internet. Pasos necesarios para organizar un viaje por libre:

 

Fijar destino

Concretar fechas

Comprar billetes avión

Realizar itinerario

Reservar hoteles

1.- DESTINO

Logo mapa


Los viajeros siempre buscamos información. Por televisión ( canales y programas), revistas (suscripciones), páginas web de viajes… Por otra parte hablamos con amigos o compañeros que comparten la misma pasión para obtener o intercambiar información. A partir de esta información, junto con más destinos que nos atraen de manera implícita, podemos realizar una selección para el próximo viaje. Evidentemente la lista es larga, tengo ahora mismo unos diez destinos que quiero conocer cercanos o lejanos, pero, ¿Cuál escoger?, ¿Quién no tiene en mente lugares por visitar?. Creo que todos, pero a veces, por motivos diferentes acabamos visitando lugares que no estaban ni en la lista inicial. Entonces pienso que probablemente, tales cambios son realizados por el precio del transporte y por el precio del alojamiento. Es aquí donde va una gran parte del presupuesto del viaje y hay que tenerlo muy en cuenta.

En definitiva, hay que valorar bajo nuestro punto de vista de un destino, la época del año (temporada alta o baja), el precio del billete de avión y el precio de los alojamientos. Simplemente una buena decisión significará un ahorro importante en el mismo viaje. ¡Piénsalo!

2.- TRANSPORTE

logo avión


Para ir a nuestro destino como medios de transporte fundamentales tenemos el avión, el barco o el vehículo. Si vas a escoger el avión, la mejor opción es el típico buscador, como por ejemplo “Skyscanner” y tener paciencia y suerte para encontrar billetes económicos para las fechas seleccionadas. Si tenemos flexibilidad es más fácil conseguir ofertas y comprar billetes con mucha antelación… otros esperan al último momento para visualizar un “last minute”… toda las tácticas pueden funcionar. Cuidado con el tema de las “cookies”, que muchas páginas web memorizan los datos y posteriormente al buscar de nuevo el mismo billete está más caro. Eliminad las “cookies” de vuestro ordenador.

Quizás nos interesa coger un ferry y cargar el vehículo en el interior. Hay muchos destinos de este tipo como por ejemplo numerosas islas (Baleares, Cerdeña, Córcega) entre otras. Este tipo de billete no suele ser barato aunque a veces hay ofertas interesantes. El camarote y el servicio de comidas subirán el valor del billete pero es más que aconsejable utilizar estos servicios para descansar correctamente. Descansar en la sala de butacas o deambular por el barco no es buena idea. Es otra manera de viajar a un destino más de playa y muy cómodo en general. La idea de poder llevar utensilios para niños y más comida en el interior del coche, es económico y práctico en el viaje.

Viajar con nuestro vehículo desde el origen es otra opción muy válida. Puede ser más barata incluso que la opción avión y coche de alquiler, aunque el cansancio por conducir, evidentemente es más elevado y menos cómodo. El vehículo proporciona libertad para cargar utensilios extras que a veces son necesarios en cualquier viaje. En un par o más de viajes elegimos el coche como medio de transporte y la experiencia fue notable. En definitiva debemos encontrar el mejor transporte en base a tiempo, comodidad y precio.

3.- ITINERARIO

logo itinerario


El itinerario fijado al viajar con todo prácticamente cerrado es muy importante para cuadrar el tiempo. La opción de reservar al llegar a una ciudad puede resultar agotadora después de un día de turismo. Hay que saber si nuestro viaje va a ser con uno o varios alojamientos. Es decir, un campamento base o varios durante el viaje y hacer recorridos. Queda claro que en una gran ciudad elegiremos un único hotel.

Para viajes de una semana o más, podemos elegir un sólo alojamiento y puede pasar que estemos siempre en la carretera al intentar ver demasiadas atracciones. Hay que pensar que hay que regresar para dormir. Por el contrario, la mejor idea es optar por varios alojamientos y hacer pequeñas rutas. El único inconveniente será el traslado de la maleta pero ahorraremos en gasolina.

La experiencia indica que para formar un itinerario, este debe tener alternativas posibles por causas ajenas como por ejemplo las inclemencias meteorológicas. Hay que ser capaces de gestionar un día para hacer visitas de ciudades, pueblos, museos, parques, ir a la playa o montaña… También hay que parar a comer o tomar un café y evidentemente, hay que contar tiempo para los traslados.

Todo varía según el viajero o viajera y es difícil programar un día, pero con sentido común, siendo prudentes y objetivos con las horas del día, disfrutaremos de jornadas inolvidables con tiempo para descansar incluso.

4.- ALOJAMIENTO

logo alojamiento


Este punto es bastante importante porque depende del presupuesto o necesidades, podemos conseguir alojamiento a cualquier precio y en cualquier lugar. Hay tal oferta que es imposible no encontrar nada de nuestro agrado. Es tan fácil como mirar cualquier página de búsqueda, por ejemplo “Booking” y filtrar por zona, precio, categoría, etc… Nuestra manera de viajar es elegir un alojamiento tipo B&B (alojamiento y desayuno) o apartamento que tenga siempre una puntuación por encima del ocho y a poder ser de entre 40 € y 60 € por noche la habitación doble. De esta manera, el alojamiento será decente y pocas sorpresas y complicaciones encontraremos. Lógicamente el país de destino ya marcará el precio de salida, no es lo mismo ir a un país europeo que a un país africano, a resumidas cuentas. Hoy en día no hace falta reservar y pagar, sino que, en la gran mayoría de alojamientos puedes reservar y cancelar con una fecha límite y pagar en destino.

*Me encanta leer y buscar información acerca de nuestro próximo lugar a visitar. Si es posible también me compro una guía de viaje para analizar y contrastar información. A veces compramos entradas anticipadas por Internet para ver alguna atracción que nos interesa del país y evitar colas. También optamos por tener un itinerario diario establecido con opciones de cambio si fuere necesario por cualquier cuestión. Los alojamientos normalmente los llevamos reservados desde casa y evitamos desgaste innecesario. Finalmente, ya sólo queda tener sentido común para solucionar problemas que antes o después siempre llegan.