PARQUE NACIONAL TRIGLAV

Seguramente el mayor atractivo de Eslovenia es contemplar el único Parque Nacional del país, el Triglav, cuyo pico máximo es el mismo pico Triglav con 2.864 metros de altitud. Primeramente necesitamos un vehículo para llegar al primer punto destacado que es Tolmin. Podemos hacerlo conduciendo por una carretera dura y pesada durante cerca de dos horas para recorrer menos de cien kilómetros. La otra manera y la elección por el ahorro de tiempo y de energía, es subir el coche al tren y viajar subidos atravesando túneles y valles.

Desde la estación de Bohinjska Bistrica hasta la parada en Most na Soci, en menos de una hora, utilizamos este experimental método que resulta ser una verdadera maravilla. Un procedimiento rápido y curioso.

El desfiladero de Tolmin está muy cerca y es el destino prioritario. La visita  puede durar algo más de una hora y vamos a encontrar escaleras y un poco de desnivel al ir avanzando. El color turquesa del agua fruto de los sedimentos es muy bonito, es la conocida ruta Esmeralda.

En el desfiladero, el punto de unión de los ríos Tolminka y Zadlascica, es el punto más bajo de todo el Parque Nacional con respecto al nivel del mar. Las fotos reflejan bien la belleza del lugar que quizás como puntos más representativos tiene la cabeza de oso, un trozo de roca triangular encajada entre dos paredes y el puente del diablo, de sesenta metros de altura.

En la región ya de Goriska, recorrimos de nuevo pocos kilómetros camino de Kobarid para llegar al puente de Napoleón. Por aquí  pasaron las tropas del líder francés camino de Predel.

El objetivo era poder contemplar las impresionantes aguas del río Soca. Un color turquesa precioso y que da vida a numerosos deportes de aventura acuáticos. Si encontramos una zona de baño es ideal tomar un apetecible chapuzón.

Aquí mismo está el camino de entrada a la cascada Kozjak, pero por falta de tiempo, debimos anular la visita. Hay que remarcar que Kobarid fue un punto importante tanto en la Primera como Segunda Guerra Mundial.

Dirección a Bovec, donde paramos a comer, vimos desde la carretera la cascada Boka con poca agua descendiendo. Intentamos durante un buen rato encontrar el sendero hacia el salto pero fue una misión imposible, lo único que vimos fue alguna serpiente y poca cosa más.

En el paso de Predel está la fortaleza de Kluze, a poca distancia de Bovec. Un importante lugar de conflictos bélicos con el mismo Napoleón como protagonista. Tiene galerías que van por el interior de la montaña y una vertiginosa y profunda garganta.

Entramos poco a poco en el valle del Trenta, con el agradable río Soca siempre en el margen derecho y con una gran circulación de motos haciendo grandes rutas. Finalmente llegamos a la indicación de curva número 50, que es el inicio del paso Vrsic, que alberga ese número de curvas en horquilla para salvar la montaña y cruzar a la otra parte de la cadena montañosa.

En la curva número 49, encontramos el desvío al nacimiento del río Soca. Inicialmente no estaba en los planes realizar el ascenso en caminata a la parte superior, pero era una oportunidad grande y así hicimos. Tras quince o veinte minutos estaremos en el magnífico agujero del nacimiento.

Ojo al final que el camino es peligroso tipo vía ferrata que sin arnés ni seguridad de ningún tipo un error significa una lesión grave o la muerte. Es necesario sujetarse a un cable de acero para evitar la caída de unos veinte metros. Este río desemboca en el mar Adriático. Merece la pena.

Por toda esta zona hay senderos y el primer camino del parque que es el Soca Trail o Soska Pot, dirección de la localidad de Soca.

Después de unas 25 curvas se corona el puerto más alto del país esloveno a 1.611 metros de altura con verdaderas imágenes montañosas y cierto viento.

En unos quince minutos, si empezamos a subir por la pista de tierra, vamos a encontrar otra famosa estampa eslovena característica y sorprendente. La imagen natural de Adjovska Deklica o mujer pagana en la misma pared reflejando el rostro de una señora. La piedra donde se haya la mujer es llamada Prisojnik y está a unos 2.500 metros de altura. En el puerto hay un refugio con bar y después del rostro hay otro refugio con restaurante.

Evidentemente al día iba echándose encima, bajando por más curvas entre la numeradas como 16 y 17, podemos ver de nuevo, aunque de más lejos, el rostro de la cara de la mujer mencionada. En la curva número 8, ya como último detalle, existe una pequeña capilla Rusa en honor a prisioneros de guerra rusos que murieron al realizar mejoras en el paso de montaña después de un alud.

Antes de llegar a Kranjska Gora, contemplamos el pequeño pero bonito lago Jasna, con la figura típica y mito Zlatorog. Una gamuza con cuernos de oro que protege las montañas del país. En la cerveza nacional Lasko, la imagen de esta figura legendaria es el símbolo.

Ya bien entrada la tarde, aparecimos en nuestro alojamiento bien cansados pero de buen seguro con una sonrisa en la cara porque el día había cundido como nunca impregnados de naturaleza real. Realizamos 150 kilómetros en coche de alguna manera rodeando y envolviendo el Triglav por su lado izquierdo, viendo el mapa se ve claramente el recorrido.

Jornada recomendable con alternativas y diferentes posibilidades pero que a ciencia cierta va a suponer obtener un preciado recuerdo.

Lago Bled -> Bohinjska Bistrica -> 20 km

Bohinjska Bistrica – Most na Soci (tren) 

Most na Soci -> Desfiladero de Tolmín -> 8 km

Desfiladero de Tolmín -> Puente de Napoleón -> 19 km

Puente de Napoleón -> Bovec -> 22 km

Bovec -> Fortaleza de Kluze -> 7 km

Fortaleza de Kluze -> Nacimiento del Soca -> 27 km

Nacimiento del Soca -> Adjovska Deklica -> 10 km

Adjovska Deklica – > Capilla Rusa -> 6 km

Capilla Rusa -> Lago Jasna -> 5 km

Lago Jasna -> Lago Bled -> 42 km