EL BARRIO DE MAROLLES

El punto destacado de la jornada era conocer un poco la ciudad universitaria de Gante. Iríamos por nuestra cuenta en tren. Que mejor plan que visitar otro barrio interesante como es Marolles, de camino hacia el sur de Bruselas y antes de llegar hasta la estación de ferrocariles de Midi.

Poniendo atención en calles con murales, estos son los dibujos que encontramos, alguno muy curioso y divertido. El destino final sería la plaza Jeu de Balle, donde comprar objetos de segunda o tercera mano un poco deteriorados, aunque el ambiente es entretenido. Total, tampoco tenemos prisa.

  1. Yoko Tsuno (Rue Terre Neuve)
  2. XIII (Rue Philippe de Champagne)
  3. Blondin et Cirage (Rue Capucins)
  4. Odilon Verjus (Rue Capucins) 

Esta última imagen es muy bonita dado que el dibujo se conecta con la cúpula del palacio de Justicia creando una fotografía muy interesante.

En rue Chevreuil, encontramos 5. Boule et Bill y en rue Pieremans, encontramos otro agradable dibujo 6. La Patrouille des Castors.

En cuanto a Bruselas, se la conoce como la capital de Europa. Bélgica, neutral en todo conflicto bélico histórico internacional, tiene instituciones europeas cerca del palacio Real y es tanto positivo como negativo para los locales.

Por ejemplo, el tema de las basuras está mal gestionado, de hecho hay bolsas de basura por la calle y mal olor en algunas zonas. Bélgica también ha debido cambiar algunas leyes, como por ejemplo, la de pintar en las paredes, antiguamente eran muy duros y con la Unión Europea han tenido que suavizar la ley. Resultado: más pintadas. Así es Europa.

GANTE

Media hora en tren separa la ciudad de Bruselas de Gante. Por desgracia, la estación está muy lejos de la parte mas importante, la zona céntrica, como a unas siete u cocho paradas en tranvía. La equivalencia de más de media hora andando. Al final el transporte público resulta carísimo, tres euros el billete simple de tranvía más el precio del tren, es un pico.

A primera vista esta ciudad de Flandes es animada, concurrida y muy parecida a Ámsterdam. Tiene sentido, Bélgica pertenecía a los Países Bajos. Al igual que en Bruselas, la típica silueta de las fachadas en forma de escalón en la parte alta significa poder. A más escalones, más fuerza adquisitiva.

Después de obtener un mapa en la oficina de turismo, iniciamos el recorrido de color amarillo, aunque al revés para atravesar las zonas más interesantes de la ciudad. La vista más imponente y inolvidable es desde el puente de San Miguel, donde claramente se divisan las tres torres más grandes de la ciudad.

En la primera parte del circuito, como puntos a marcar está la plaza Veerle Plein con el castillo de los Condes de Flandes y la plaza Vrijdag Markt, donde aprovechamos para comer unas patatas fritas con salsa, la más famosa es la andaluza, algo picante. Producto típico local, sencillo.

En general, la parte más bonita es donde se sitúan la catedral de San Bavón, el campanario Municipal y la iglesia San Nicolás.

¿Es Gante una maravilla?. Pues bueno, es interesante y con sitios agradables pero no es una ciudad impactante a primeras. No hay que olvidarse tampoco de probar los “cuberdons“, un caramelo local muy rico de diferentes colores.

Al volver a Bruselas bajamos en la estación Central, esta si que está en todo el centro, así que tuvimos tiempo de visitar de nuevo la grand Place y descubrir más dibujos que hay por todo el meollo.

BARRIOS DE BRUSELAS

Al llegar de nuevo a la capital con tiempo suficiente y con ganas de andar más, iniciamos de nuevo una ruta para encontrar más murales, esta vez por el barrio gay y llegando incluso a zonas como Brouckere. Aquí está el teatro Real. Visualizamos 7. Victor Sackville (Rue Marche aux Charbon), 8. Broussaille (Rue Plattesteen), 9. The Passage (Rue Marche aux Charbon) y 10. Ric Hochet (Rue Bon Secours)