JAISALMER

La ciudad del desierto del Thar es conocida como la ciudad dorada. De alguna manera, en el remoto caso de volver a India, Jaisalmer estaría entre los destinos seleccionados. Contiene todos los conceptos básicos para introducirse en un país tan diferente como este, sin necesidad de pegarse una hartada de kilómetros por todo el Rajasthan.

Un aspecto a tener en cuenta a modo de consejo es reservar hoteles de categoría para las estancias en la ciudades. Por un hotel de calidad superior podemos encontrar precios irrisorios para cualquier viajero para disfrutar de una bonita experiencia. Los estándares de limpieza no son como en Europa, así que cuidado que puede haber siempre sorpresas desagradables.


Varios son los aspectos fundamentales para seleccionar Jaisalmer como un enclave principal en cualquier viaje al país asiático:

  1. La ciudad no es tan grande ni tiene tantos habitantes como otros monstruos del norte de India.
  2. Está ubicada en el mismo desierto del Thar, con múltiples ofertas para exprimir al máximo cualquier actividad ofrecida por los lugareños.
  3. Dispone de una fortaleza de enorme importancia y belleza situada encima de un pequeño promontorio, en la colina de Trikuta. En el interior del fuerte hay templos de toda condición, comercios, calles en forma de laberinto y unas vistas portentosas.
  4. La ciudad vieja contiene havelis antiguas de gran renombre y categoría, contemplarlas desde las calles o incluso visitando el interior, es primordial.
  5. En los alrededores hay lugares muy interesante por conocer, como los cenotafios de Bada Bagh o el mismo lago Gadisar, donde es posible pasear en barco o realizar ofrendas.


Información! En una estancia de tres o cuatro noches como máximo en Jaisalmer, viviremos experiencias enormes conociendo los aspectos más importantes de las religiones más importantes. Tendremos oportunidad de mezclarnos entre la gente, incluso con turismo local. Podremos degustar sensacionales comidas regionales en restaurantes de categoría. Todo de una manera tranquila y sosegada, sin las aglomeraciones y ajetreos propios de otras ciudades más grandes.

QUÉ HACER EN JAISALMER

En un día completo por Jaisalmer, visitamos el fuerte caminando por todas las calles y callejuelas, visitando los templos más destacados sin prisas, realizando compras de artículos locales para regalar y accediendo a miradores estupendos para contemplar el paisaje. Al ser fin de semana la ciudad estaba muy bonita de ambiente y aprovechamos al máximo este momento.

Después decidimos contratar un vehículo rickshaw para recorrer la ciudad vieja y admirar las tres havelis más relevantes de toda la ciudad. En este caso estas mansiones no están tan recargadas con pinturas, sino que, destacan las construcciones y formas de los exteriores. Una verdadera obra de arte. En este caso apreciamos los palacios de Nathmalji-ki HaveliPatwon-ki Haveli y Salim Sigh-ki Haveli. En todos los aledaños hay lugares excelentes para tomar fotografías inolvidables y para comprar productos locales, aunque regatear siempre.

El colofón o traca final para una tarde de cualquier día de la semana, aunque en este caso de un domingo, es visitar el lago Gadisar. Otro de los mejores momentos del viaje. Un lago impregnado en la basura, así, tal cual, pero con una magia embriagadora. Cientos de locales y turistas reunidos para dar un tranquilo paseo en barca hasta la puesta de sol, creyentes realizando ofrendas desde los “ghats”, escaleras hacia el lago y familias enteras entregando comida a los repugnantes peces gato. En serio, un momento como pocos. 

Si en nuestro país de origen estamos preocupados en salir a comprar y gastar a diario, nociones básicas del capitalismo, allí la mayor preocupación es ir al lago y dar de comer a los peces gato. Es una pasada.