JAIPUR

La caótica ciudad y capital de toda una región como es el Rajasthan, y mucho más en un país como India, es difícil de calificar. Tantos días de recorrido por este territorio es muy duro en vehículo, y de alguna manera empezaba a tener hasta cierta ansiedad. Así que la ciudad de Jaipur, la ciudad rosa de la tierra de los reyes, básicamente es como un episodio de amor y odio. Aunque bien es cierto que con el paso del tiempo estoy empezando a valorar de forma más positiva todo el viaje.

En el centro de la ciudad hay lugares que son imprescindibles. Primeramente hay que mencionar un palacio que resulta ser el segundo monumento más fotografiado del país, el Hawa Mahal. Este edificio magnífico conocido también como palacio de los Vientos, es de una arquitectura y belleza radical. En la actualidad con 953 ventanas, de color rojo y rosa y de alguna forma de tipo o estructura en forma piramidal, es el símbolo de la ciudad situado en pleno centro.

Muy cerca, el siguiente elemento diferente y curioso con el que obtener nuevos conocimientos para el individuo, es el observatorio de la ciudad. Esta construcción astronómica de nombre Jantar Mantar, contiene extrañas figuras para de una forma aparentemente sencilla, leer y medir aspectos tan importantes como el tiempo, por ejemplo. Esta construcción evidentemente es el capricho de un maharajá. En esta ocasión con una precisión de dos segundos, seremos testigos de medir el tiempo en el reloj de sol más grande del mundo. En India hay cinco observatorios, aunque el de Jaipur es obviamente el más maravilloso.

Toda ciudad importante en India tiene un palacio. Jaipur como ciudad de gloria pasada, ofrece al visitante el palacio de la ciudad. Hay zonas de acceso libre mediante pago y una parte privada que es donde reside el mismo actual maharajá de Jaipur. Con bellas exposiciones para descubrir la historia de la ciudad como armas, alfombras, trajes o instrumentos, y construido con piedra de color rosado, es de una bella factura aunque demasiada cara la entrada, sinceramente.

Alerta! Es aquí donde quiero hacer una seria recomendación. Jaipur como gran ciudad no tiene más misterio que visitar estos grandes monumentos. Convendría alojarse por esta parte histórica o en las afueras de la ciudad en algún pueblo cerca del fuerte de Amber para evitar el colapso general diario de tráfico, ruido y afluencia de personas.
Queda claro que estos lugares deben ser visitados más bien por el mediodía. Por la mañana hay que reservar el tiempo para descubrir de primera mano el fuerte de Amber, ubicado a poco más de 10 kilómetros de la gran capital. Poco antes de llegar, hay un lago artificial con el palacio Jal Mahal, sin mucho más interés que realizar alguna que otra instantánea.

Estamos seguramente ante el conjunto más impresionante y portentoso en cuanto a fortalezas en India. Todo el complejo en general es sensacional con cientos de secretos guardados. Está estratégicamente situado en una gran colina y rodeado de unas impresionantes murallas con torres defensivas. Incluso hay un lago natural, pero por motivos de sequía generalizada durante varios años, está prácticamente en la totalidad seco. Una verdadera lástima.

Con diferentes estilos en la construcción de tipo hindú y musulmán, con el antiguo palacio o la sala de audiencia pública como espacios más importantes, la visita es más que garantizar un bonito espectáculo. Sin olvidar tampoco la sensacional sala de los espejos, un patrimonio sencillamente incalculable. Disfruten del momento.

Por si todo esto es de alguna manera insuficiente, el acceso al palacio es posible realizarlo encima de elefantes hembra que culminan el ascenso desde el pueblo únicamente por las mañanas. Es el único fuerte en el país donde es posible subir a lomos de un paquidermo.


Por suerte toda la jornada en Jaipur es completada con un guía de habla castellana joven y con bastantes conocimientos de la ciudad, lástima la utilización de palabras vulgares y bromas poco agraciadas con palabras españolas. Obtenemos mucha información sobre la cultura y religión en el país, el sistema de castas, las relaciones familiares y en definitiva sobre la vida diaria de esta increíble sociedad. Así que es muy recomendable contratar los servicios de un guía serio para visitar todos estos lugares para no perder detalle de un día muy bonito y completo en general.

Si el chófer y el guía hubieran prescindido de intentar otra vez llevar al cliente a comercios para comprar y ganar comisión, el resultado habría sido más satisfactorio todavía. Que pesados son, en este caso con artículos de plata y estampados en ropa de todo tipo.