CAPO CACCIA

Una de las atracciones principales de la zona de Alguero es visitar la zona del capo Caccia, que es donde está la gruta de Neptuno. El acceso a la cueva es a través del mar en barco o por un acantilado espectacular superando unos 600 escalones por trayecto evidentemente caminando. Ambas opciones son preciosas y los precios son normales. Es sin duda la mejor actividad en las inmediaciones de Alguero y el interior de la cueva es como siempre un verdadero espectáculo.

El capo Caccia ofrece muy buenas vistas también de la ciudad propia de Alguero y de toda la zona cercana, así que es una posición interesante para visitar dejando al margen las visitas. Al final de la carretea hay un bar para retomar provisiones. Incluso hay un punto panorámico con vistas también muy notables.

Por toda la isla hay construcciones en forma de pequeñas torres, que junto con los lugares megalíticos locales a modo de nuraghes y tumbas de gigantes, componen otro atractivo turístico al margen de la playas de un modo más arqueológico.

El alguero también dispone de algunas interesantes playas pero rotundamente más modestas que en la parte del este. Optamos por pasar el rato en la conocida playa (spiaggia) Lombarde. Dedicamos un buen rato a esta playa empezando a disfrutar de las aguas claras, cálidas y limpias de toda la isla. Otra playa más pequeña y con servicio de barca hasta la gruta de Neptuno, es la cala Dragunara, situada en el mismo cabo.

Cuidado con las compras de fruta en puestos de carretera que hay engaños y la fruta no es tan buena como parece, mejor probarla antes de dejar el dinero.

SASSARI

Por la tarde el objetivo era visitar la basílica della Santissima Trinita di Saccargia y luego la segunda ciudad de la isla, Sassari. Ambas cosas decepcionaron. La basílica es bonita pero en aquel entonces con andamios para rehabilitar y por su situación al lado de una carretera local no destacaba. Está situada en la población de Codrongianos con acceso por la autovía desde Sassari.

La idea era cenar en Sassari, pero finalmente sólo tomamos un café en una terraza. La ciudad tiene un centro no muy concreto donde destacaría la plaza Italia y alguna calle aledaña bastante animada. La ciudad es enorme y demasiado congestionada de gente y tráfico. Incluso un “gorilla” de la zona azul nos quiso vender objetos inutilizables por “buscarnos” aparcamiento. Así que mejor dar algo de dinero para no volver y encontrar el coche con algún pequeño daño.


Información! Una buena mañana pasándolo verdaderamente bien entre gruta y playa. Una tarde algo descafeinada. Ahora mismo buscaría alternativas para esta tarde y descartaría ampliamente tanto la basílica como Sassari.