SUIZA

Después de la gran compra y adquisición de la furgoneta camper, ahora mismo, las ventanas de viaje son enormes. Para evaluar un poco el comportamiento en un país frío en época otoñal del vehículo, en solitario, opté por una ruta rápida por Suiza. La idea general era visitar lugares que quedaron en el tintero en la anterior escapada en la primavera del año anterior.


Suiza paraíso natural - mayo 2018

Visita general a los lugares más fascinantes de Suiza en vehículo de alquiler desde el aeropuerto de Ginebra de cinco días. No te lo puedes perder.


LAGO ANNECY

Por desgracia atravesar el país galo de manera rápida en transporte terrestre es caro. Los peajes son un verdadero atraco y la gasolina es encima muy cara. En este caso la primera parada del día es en lago Annecy y en el mismo centro de la ciudad. Es una buena parada antes de entrar en Suiza en la región de Auvernia-Ródano-Alpes y en el departamento de Alta Saboya.

El lago es el segundo más grande de Francia y extremadamente limpio, un centro turístico muy importante de actividades acuáticas. La ciudad alpina de Annecy es la más importante y el centro de la misma llamado pueblo antiguo una verdadera delicia. Para aparcar la furgoneta es mejor elegir siempre la aplicación “park4night” para ir un paso por delante y no perder tiempo.

La Vieille Ville es famosa por las calles adoquinadas, casas con colores claros, canales y obviamente por el lago y las picos de alrededor. En este caso la ciudad estaba bastante animada debido al mercado de tipo navideño y con bastantes turistas revoloteando.

Hay dos elementos muy destacados iconos de Annecy, el viejo castillo sobre la colina y el más bonito y fotografiado, el palacio de l’Isle. Este último es un antiguo palacio y prisión construido en el siglo XII y situado en el canal principal llamado Thiou. La recomendación es pasear callejeando sin más y acabar en los jardines de l’Europe a orillas del mismo lago Annecy.

MORGES Y CASTILLO DE CHILLON

Antes de oscurecer, camino de Suiza donde empieza a llover de manera fuerte y así durante dos días, el verde del país no es gratis. Por otra parte y lamentablemente, hay que comprar la maldita “Vignette” en la frontera antes de entrar en territorio suizo al precio de casi 40 €. Por lo menos la autopista es buena y el sistema es telemático, no hay que parar en peajes. Eso si, en Suiza siempre hay caravanas, no lo entiendo.

Para dormir, decido parar en un camping en la ciudad de Morges, junto al mismo lago Leman. De todas formas, podría haber parado en cualquier lugar con seguridad a sabiendas que suiza es un país serio y con poca delincuencia. El camping está cerrado pero es una práctica habitual entrar, buscar sitio, dormir y al día siguiente pagar tranquilamente. Muy bien en caso de llegar tarde como era el caso.

A la mañana, rumbo directo por la carretera nacional al castillo de Chillon, un punto en negrita del itinerario por la belleza y ubicación del mismo a orillas del gran lago Leman. Está en el cantón de Vaud y municipio de Veytaux. La idea no era entrar al castillo, estoy aburrido de ver, así que a pasear por los margenes y hacer fotografías. Muy elegante y medieval.

LUCERNA

A buen ritmo camino de una de las ciudades más bonitas de todo el país, Lucerna. El trayecto es de cerca de dos horas pasando por la capital, Berna. Durante el recorrido pues es siempre bonito ver todo el esplendor de Suiza desde la carretera por más que llueva. En algo hay que entretenerse.

Aparcar en la ciudad no es fácil, por suerte la furgoneta que tiene una altura de 2,00 metros, entra perfectamente en la mayoría de aparcamientos privados subterráneos. Así que en pleno centro queda estacionado el vehículo.

La ciudad está prácticamente en el centro del país y en el lago de los Cuatro Cantones, además, está rodeada de importantes montañas perfectamente remontables a través de cremalleras o teleféricos a precios altos. Esta elección es mejor en tiempo de primavera o verano, pagar un dineral por subir y con mal tiempo no es de sabios.

Aquí las recomendaciones para una genial parada:

1.- El río Reuss divide la ciudad en dos partes y es notorio pasear por el casco antiguo peatonal por ambos lados

2.- Visitar el león de Lucerna símbolo de la ciudad (calle Denkmalstrasse) en un entorno muy apreciado con un pequeño estanque y bancos

3.- Recorrer y admirar el puente de madera más bonito de Suiza, el Kapellbrücke. Un elemento precioso de Lucerna con la torre del agua.

4.- Cruzar también otro bonito puente de Lucerna, el llamado Spreuerbrücke

5.- Alcanzar la Plaza Weinmarkt en el casco antiguo de la ciudad y admirar las fachadas de las casas

6.- Andar por algún tramo de las murallas de Lucerna y encontrar algún mirador elevado

7.- Subida al monte Pilatus por encima de los 2.000 metros de altura. Por desgracia con el tiempo de lluvia y niebla era misión imposible

Ya sin más, para poner punto y final al segundo día, teniendo aún un poco de tiempo, decidí tirar kilómetros hacia el norte hasta prácticamente la frontera con Alemania para el día siguiente proseguir con la ruta. Cruzar Zurich por la autopista llevó un poco de tiempo por grandes retenciones de tráfico. En este caso la pernocta fue en un camping cerca de Stein am Rhein.

Atención a los precios suizos, que utilizan los francos, un cafe con leche con algo de crema siete euros el tamaño mediano en un Starbucks. Impresionante.