República Checa

 REPÚBLICA CHECA


La República Txeca o también Chequia es un país del centro de Europa. La capital es la bonita Praga, conocida como la ciudad de las cien torres o ciudad dorada. El país está formado por las regiones antiguas de Bohemia y Moravia, y de otra llamada Silesia.

Históricamente nace a partir de la la división de la antigua Checoslovaquía. El nombre definitivo ha resultado fruto de numerosas discusiones y controversias. El país forma parte de la Unión Europea aunque mantiente su propia moneda. Si algo es conocido de este territorio del centro del viejo continente son sus ciudades llenas de historia, balnearios y la gastronomía, donde la carne y la cerveza son fundamentales. El río Moldava atraviesa la gran capital que tiene un clima de tipo continental.

INFO

  • Continente: Europa
  • Capital: Praga
  • Idioma: Checo
  • Moneda: Corona checa
  • Hora: +- 0
  • Pasaporte: No
  • Visado: No
  • Vacunas: No
  • Clima: Continental

SITUACIÓN GEOGRÁFICA 

El país de Chequia no tiene salida al mar y limita con Alemania al oeste, con Austria al sur, con Eslovaquia al este y con Polonia al norte.

QUÉ VISITAR

Sin género de dudas hay que visitar su capital, Praga. Quizás sería interesante ir hasta la cercana Terezín y entrar en la fortificación y gueto judío de la Segunda Guerra Mundial. Karlovy Vary con balnearios, es la segunda más visitada del país. Otro destacado es la ciudad medieval de Cesky Krumlov, siempre encabeza la lista de visitables. Si la cerveza es nuestra obsesión, toda la región de Pilsen es el lugar donde ir. Brno es la segunda ciudad en importancia aunque sin ser tan destacada como la capital. En el sur del país en la parte más vinícola aparece Mikulov. Ya puestos también y gracias al sr. Schindler, su lugar natal Svitavy, se ha convertido en famoso. 

CLIMATOLOGÍA

Básicamente tiene un clima Continental con las estaciones bien definidas. Como la mayoría de países es recomendable visitar el territorio desde Mayo a Setiembre. De la época de primavera a otoño hay temperaturas suaves y agradables pero con bastantes precipitaciones. Evidentemente el invierno es frío con temperaturas negativas, en cambio, el verano, dispone de temperaturas normales sin ser excesivamente altas.

Deja un comentario

Campos obligatorios marcados *