PUENTE DE CARLOS

Con un blanco impoluto por la espesa nieve en el suelo y con un frío intenso, empezamos la andadura por la Praga más antigua, más simbólica y representativa.

Para cruzar el río Moldava o Vltava y pasar a la ciudad vieja, que mejor manera que atravesar el Karluv most o puente de Carlos.

El puente en la actualidad de tipo peatonal, es una obra impresionante de casi 500 metros de largo con historia y magia. Durante todo la construcción hay treinta estatuas de santos, donde sobresale San Juan Nepomuceno.

Este gran santo está ubicado concretamente donde fue tirado al río por guardar el secreto de confesión, y reza la leyenda, que hay que pedir un deseo al pasar la mano izquierda por su base. Por la noche es conocido que todas las estatuas cobran vida y dialogan entre si.

Stare Mesto o ciudad vieja, contiene una serie de estrechas y pequeñas callejuelas repletas de comercios, bares, restaurantes, tiendas de cambio de moneda y evidentemente locales con representaciones de marionetas y de teatro negro, las tradiciones del país.

La calle Karlova entra directamente en los lugares más emblemáticos de la ciudad ya después del puente, en el recorrido habitual para alcanzar el verdadero centro principal praguense.

JOSEFOV

Decidimos visualizar todo el barrio judío de Josefov, con todas sus sinagogas y antiguo cementerio judío. El nazismo también tuvo presencia en Chequia, donde fue asesinado por paracaidistas revolucionarios el máximo mando del Tercer Reich.

Siguiendo un camino lógico y con sentido, para seguir un orden sin perder detalle de todas las sinagogas y aprovechar bien el billete combinado: Hay que empezar por Maisel (Maiselova) y continuar con la española (Spanelska), la Viejo-nueva (Staronova), Pinkas (Pinkasova) junto con el citado cementerio (Stary Zidovsky Hrbitov). La sinagoga Klaus (Klausova) es la última parada, completada con la visita a la sala ceremonial (Obradni Sin).

Evidentemente cada espacio religioso tiene sus particularidades, por ejemplo, en la sinagoga Staronova los varones han de acceder con el gorro típica judío llamado “Kipa”. En otras hay dibujos de niños que estuvieron en Terezín o paneles con infinitos nombres de judíos víctimas de los nazis.

En el cementerio judío hay 12.000 estelas funerarias aunque hay muchas más personas enterradas en diversas capas debajo de la tierra. El rabino Low, maestro del Judaísmo, está enterrado en el cementerio y en su tumba hay ofrendas en forma de monedas.

STARE MESTO

El otro gran punto marcado en el mapa era la plaza de la ciudad Vieja (Staromestské námestí). Con el reloj astronómico en la torre del ayuntamiento como figura principal y punto de reunión de cientos de personas.

Cada hora la multitud se aglomera tanto en la parte superior de la torre como en la plaza para ver el desfile de cristo y de sus apóstoles con el coloquial toque de trompeta.

La iglesia Kostel Svateho Mikulase (San Nicolás) con cúpulas de color verde, el monumento a Jan Hus, un memorial modernista símbolo de la identidad nacional y la iglesia Kostel Matky Bozi Preed Tynem (Nuestra Señora de Tyn), de estilo gótico y con sus dos altas torres, cúpula y agujas, completan la arquitectura de la gran plaza.

Por la misma zona céntrica, la ruta continua por la plaza de la República (Namesty Republiky), sobresaliendo la torre de la Pólvora (Prasna Brana), conocida por ese nombre dado que era un antiguo almacén de municiones.

La casa municipal o Obecni dum, de estilo modernista, completa el área de grandes avenidas y calles comerciales.

Para finalizar la visita al barrio, cambiamos un poco de tercio cogiendo el transporte público, en este caso el metro, para llegar hasta la capilla de Belén (Betlemske Kaple). El mismo Jan Hus, predicador y pensador checo, pronunció sermones contra la iglesia católica y el papa.

Como apunte curioso, justo al lado de la capilla y en la convergencia de la calle Husova con la calle Skorepka, colgado en lo alto de los edificios en un saliente, aparece el hombre colgado de la mano llamado “Viselec”.

A las 17:00 horas de la tarde o quizás hasta minutos antes, ya es noche cerrada en la capital de Chequia en pleno invierno. Para matar un poco las horas decidimos ver un espectáculo local de marionetas bastante ameno.


Operación Antropoide

Un dato a remarcar y considerable desde el punto de vista histórico de la ciudad, es la denominada como Operación Antropoide. Concretamente es la operación de atentado contra el jerarca nazi, el teniente general y jefe de la RSHA, protector de Bohemia y Moravia, Reinhard Heydrich. Este individuo fue el máximo defensor de la conocida como solución final, el genocidio judío.

Resumiendo brevemente, los sargentos checos, Jan Kubis y Jozef Gabcik, provenientes del Reino Unido, fueron lanzados desde un bombardero en paracaídas y contactaron con la resistencia checa en Pilsen. La operación estaría fijada para el 27 de mayo del 1942, Kubis, Gabcik y un tercero, el subteniente Josef Valcik, participaron en el ataque. Mediante una granada, Kubis hirió al oficial alemán que circulaba junto con su chófer, al alcanzarle las esquirlas de la granada antitanque en la espalda.

El miembro nazi resultaría muerto en días posteriores supuestamente por la tardanza en la cura de las heridas, al querer ser tratado únicamente por doctores alemanes, muestra evidente del cinismo general alemán por esas fechas. Las tropas de las SS realizaron la búsqueda de los asaltantes y ofrecieron recompensas económicas por delatar el paradero de los valientes revolucionarios.

Karel Curda, otro miembro del comando, debido a la oleada de ejecuciones checas, cometió delación traicionando a sus compañeros y delatando su escondite, siendo este la iglesia de los Santos Cirilio y Metodio. Finalmente, tropas alemanas con más de 800 soldados rodearon y asediaron la iglesia el día 18 de junio de 1942. Resistieron siete horas y finalmente después de causar bajas y múltiples heridos alemanes, para no caer en manos enemigas, seis se suicidaron y otro resultó muerto desangrado por graves heridas.

El individuo Karel Curda fue recompensado económicamente aunque fue ejecutado por traición al finalizar la guerra en Praga el día 29 de abril de 1947. Esta misión fue el único intento ventajoso de ejecutar a un miembro de la escala jerárquica del régimen alemán. Hoy en día hay una película que recrea tal acontecimiento.