ZAGREB

La ciudad de Zagreb es la más grande del país y donde se encuentra la sede del gobierno. A nivel geográfico, está situada muy cerca de la frontera con Eslovenia y de su capital como es Liubliana. Es un gran punto de paso desde otros países para continuar hasta el mar Adriático con buenas conexiones en medios de transporte. Evidentemente no es una ciudad tan conocida como otras ciudades europeas, aún así, bien merece una parada en el camino para disfrutar de sus museos, galerías, monumentos y parques.

Zagreb se divide un su parte baja, Donji grad y Kapol, y en la parte alta, Gornji grad. Estas dos zonas son las más interesantes y donde se concentran los sitios de especial interés. En la época que visitamos la ciudad, había un gran ambiente nacional por diversos partidos de fútbol de la fase de clasificación al mundial. Toda la ciudad baja está repleta de restaurantes y bares con terrazas a unos precios excelentes.

A nivel turístico, conviene visitar la ciudad alta a la que se puede acceder a pie o en tranvía desde la calle Tomiceva. La catedral de San Marcos es el principal atractivo de la ciudad en la zona vieja. En este caso recomiendo visitar la ciudad sin mapa, a la vieja usanza, callejeando sin más. La ciudad baja permite un paseo muy agradable mezclándose entre la gran multitud.

En nuestro caso, esta pequeña capital fue un punto estratégico para llegar al país, instalarnos y realizar una visita rápida a la ciudad. Al día siguiente recogimos el coche de alquiler y empezamos el viaje adentrándonos inicialmente en Eslovenia, para luego entrar de nuevo en Croacia. El objetivo era seguir dirección a la costa visitando también Mostar en el país vecino de Bosnia y Hercegovina.