GÉNOVA

El puerto de Génova es el principal de Italia. Ofrece para el viajero algunas atracciones aunque no es la ciudad más emocionante de Italia. Hay que decir que las calles importantes y céntricas están prácticamente pegadas al puerto. No es necesario transporte para trasladarse desde la avenida del mar y estación marítima hasta el casco principal.

Una posible excursión cercana para dejar al margen la ciudad, es visitar Portofino, un pueblo situado en una bahía a unos cuarenta kilómetros de Génova. Varios taxistas ofrecen servicios al salir de la estación marítima para cubrir este servicio.

Como elementos más representativos de la ciudad, aparecen, por ejemplo, la catedral de San Lorenzo, con un pintoresco mercado de comida por las proximidades. La puerta Soprana es otro lugar de interés con un bonito monumento en forma de dos torres en esta parte de la ciudad.

Bastante cerca encontramos la plaza Ferrari, la más importante de la ciudad flanqueada por el palacio Ducal y el teatro Carlo Fenice. Una fuente con agua de color rojo en medio del escenario otorga un bonito decorado a esta parte bastante agradable de la ciudad.

Posteriormente caminamos por vía Garibaldi, algo señorial y con bonitos palacios. Desde aquí bajamos hasta el mar observando el museo Galata desde el exterior, un lugar dedicado íntegramente al mar. Hay que mencionar que el padre de Cristobal Colón vivió en la plaza Dante de la ciudad y fue el domicilio natal del descubridor.

Los otros dos lugares más emblemáticos son primero el faro del puerto, conocido como Linterna. Con casi ochenta metros de altura guía a los barcos y es visible desde el puerto.

El segundo y quizás más importante es el acuario de Génova, el más grande de Italia. Un lugar interesante viendo a estos animales del fondo de los océanos.

Alerta! Cerca del acuario hay que tener cuidado y paciencia con algún personajes de raza negra que ofrece pulseritas y una especia de figuras. Siempre pica alguna víctima para conseguir dinero. Sinó buscan a niños pequeños para entregarles un regalo y a los padres les toca pagar. En caso contrario suelen ser agresivos verbalmente.