TULUM

Por la mañana, después del copioso desayuno, partimos hacia las ruinas mayas de Tulum para visitar la antigua ciudad amurallada. En realidad, Tulum, es el único conjunto Maya situado junto a orillas del mar. Así que la combinación arquitectura y mar Caribe es simplemente pura belleza. A la playa del paraíso se puede acceder por unas escaleras y disfrutar de un refrescante baño en aguas turquesas.

Para entrar a Tulum hay que pasar por un pequeño túnel y avistar entonces el recinto Maya. Contemplaremos unas ruinas en buen estado de conservación y muchas iguanas a su antojo tomando el sol mexicano. El edificio más destacado es el castillo y una vez más, es todo como un lugar mágico. Dejemos que nuestros sentidos encuentren un momento para retroceder siglos atrás

XEL·LHA

Ya alcanzando el mediodía, con el autocar, pusimos rumbo de Xel·ha. Hablamos de un acuario natural donde realizar diferentes actividades acuáticas. La gran pregunta que todo viajero a la Riviera Maya se pregunta es donde ir. ¿Vamos a Xel·lha o Xcaret?. Son dos parques muy parecidos que merecen una visita. De todas maneras la gente recomienda visitar Xel·lha por ser un parque espectacular y combinarlo con la excursión a Tulum. Las distancias a ambos lugares son mínimas y ocupan perfectamente un día completo. En cambio Xcaret, es más conocido por su espectáculo nocturno, el cual no conozco pero es altamente recomendado.

Así que estas dos excursiones aportan un día emocionante, de nuevo aprendiendo de la cultura Maya visitando construcciones de otra época y disfrutando del agua en general. Ya en Tulum es obligatorio bañarse en el Caribe mexicano con ese sol y esa playa paraíso. Y en Xel·lha o Xcaret, porqué no sumergirnos para ver las profundidades o meternos en la piscina de delfines para nadar con animales tan inteligentes. Hay infinitas opciones, el aburrimiento no existe en Quintana Roo.