CONEY ISLAND, PUENTE DE BROOKLYN Y MANHATTAN

Los fines de semana y días festivos el metro cambia por completo para realizar trabajos de mantenimiento y reestructuración. Algunas estaciones están cerradas y las líneas repentinamente tienen variaciones sorprendentes. Hasta los locales quedan sorprendidos de tanta complicación. Hay autobuses de apoyo para realizar los trayectos al completo y no quedarse tirado por la ciudad.

Para ir a Coney Island desde Manhattan hay cerca de una hora en metro, sumado a las dificultades de este medio de transporte en fines de semana, el tiempo es aún mayor. Pero está claro que esta península del sur de Brooklyn es visita obligada y a poder ser en días festivos con un ambiente muy entretenido.

Posteriormente cruzamos caminando el puente de Brooklyn, que es una actividad gratuita altamente recomendable, una de las mejores experiencias del viaje y que casi dejamos en el tintero. Finalmente en Manhattan, paseamos por el sur cerca del distrito financiero, y más tarde por el centro, para así acabar con los últimos flecos antes de marchar a casa.

CONEY ISLAND

Esta parte de Brooklyn tiene acceso al mar Atlántico con una típica playa norteamericana. El equipo de béisbol local de los Ciclones tiene el estadio en el mismo paseo marítimo, tan típico también de cualquier ciudad americana de costa. Pero todo el mundo acaba en Coney Island para divertirse y deleitarse con las atracciones de los diferentes parques de atracciones.

Quizás el parque más carismático es el Luna Park, con atracciones antiguas que han calado profundamente en el sentimiento local. La noria y la montaña rusa son ejemplos claros. Pura diversión en este entramado de juegos para adultos y adolescentes. Mirad bien el calendario porque hay días que está todo cerrado y el ambiente es mucho menor.

En el paseo marítimo hay colas en Nathan’s para tomar perritos calientes de gran reputación en un local abierto desde hace mucho tiempo. Sinceramente tampoco son los mejores del mundo. Pero bueno, estoy seguro que todo el mundo deseará probarlos. Incluso una vez al año celebran un concurso de comer perritos calientes, una tradicional competición seguramente hasta absurda. Además hay una cerveza de producción local en el barrio que también hay que degustarla.

Otro lugar de interés es el acuario que es el único que hay en toda la ciudad. Es una visita para los amantes de la naturaleza y en este caso del mundo marino. Así que con estos datos encima de la mesa, hay que ir a Coney Island para retroceder un poco en el tiempo y vivir una matinal estupenda.

PUENTE DE BROOKLYN

Antes o después a pesar del alboroto de gente, hay que cruzar el East River por el puente de Brooklyn. A poder ser desde el mismo distrito de Brooklyn y hacia Manhattan. La perspectiva de todo el sur de Manhattan y sobretodo del rascacielos del One World Trade Center es exquisita. La marabunta de gente colapsa el camino y las bicicletas son agresivas, así que cuidado al caminar y tener precaución porque hay muy poco respeto y espacio.

Menos mal que realizamos el trayecto, porque en un principio con tanto cansancio casi obviamos este recorrido por un estandarte de Nueva York y hubiera sido un garrafal error. También hay que observar el puente de Manhattan, menos aclamado y por donde pasa el metro al aire libre. Las vistas no dejan indiferente a nadie, en el lado de Brooklyn, toda la zona de Dumbo es una maravilla.

Información! ¿SABÍAS QUE...? En Nueva York es posible comer sano y saludable, hay todo tipo de comidas, es mentira que sólo existe comida basura. Recomendamos parar en Five Guys y Shake Shack para comer buenas hamburguesas. Whole Foods es un supermercado excelente con comidas preparadas y están por toda la ciudad. Burger Joint, oculta dentro del hotel Le Parker Meridien, es una verdadera decepción.
MANHATTAN

Ya en el bajo Manhattan, con tiempo suficiente para seguir repitiendo o conociendo nuevos sitios, los caminos fueron diferentes. Mi mujer y el niño optaron por ir de compras al centro comercial Century 21, situado al lado mismo de la “zona 0”. En este caso un servidor, decidió ir al Bryant Park para jugar unas partidas al ajedrez. Hay tiempo para todo e incluso para realizar actividades por separado. Así acabaron los días de visita a Nueva York, aunque al día siguiente, antes de ir al aeropuerto, estuvimos de nuevo por Harlem paseando y realizando compras.


METRO

Inicio 110 St línea naranja – Final Kings Hwy línea naranja (Mañana)

  • Traslado autobús hasta Coney Island

Inicio Coney Island – Stillwell Av línea naranja – Final High St línea azul (Tarde)

Inicio Cortlandt St línea amarilla – Final Times Sq – 42 St línea amarilla (Tarde)

Inicio 34 St – Herald Sq línea naranja – Final 110 St línea naranja (Noche)