MURREN 

Este día también estaba señalado en rojo en el calendario. Hace mucho tiempo que quería pasar por este espacio del territorio suizo, para acceder en teleférico a un típico pueblo alpino de montaña llamado Murren. Para subir a este pequeño enclave, a 1.650 metros de altitud, hay que llegar a otro excepcional valle con recursos naturales excelentes y una maravilla de paisaje entre distintas actividades de aventura por realizar. Hablamos de Lauterbrunnen o el bien conocido como valle de las cascadas.

Un teleférico subirá desde Lauterbrunnen hasta Grutschalp y desde aquí un tren panorámico acercará a los viajeros hasta el mismo Murren. Si en el día anterior el pico Matterhorn era el protagonista, aquí las vistas quedaran centradas en el pico Jungfrau, junto con el Eiger y el Monch. Una brutalidad de montañas nevadas tan importantes en estos lares en un trío de poder. En Murren prácticamente las tocaremos con las manos.

Seguramente las mejores instantáneas son efectuadas en este tren y pueblo.

Hay que decir, que otra excursión famosa y la más cara de todas, es subir al punto más alto de montaña en tren sobre los 3.500 metros de altitud en el conocido Top of Europe, subiendo a casi el punto máximo del pico del Jungfrau. El precio es de más de 200 € por persona ida y vuelta, eso si, parece que es algo que supera los límites de la normalidad.

Hay también diversas alternativas muy populares y menos caras. La posición de este valle es privilegiada.

Por Murren iniciamos un recorrido hasta la otra estación que alberga el pueblo. A esta estación se llega desde la localidad de Stechelberg. En este punto de Murren, se puede alcanzar el pico Schilthorn o Piz Gloria sobre los 2.900 metros de altura. Una brutalidad de lugar dado que es visible desde el pueblo y está ubicado en un punto extremo y las vistas han de ser un puro placer para los sentidos.

Como dato curioso, en este lugar, se rodó una escena de la película de James Bond: “007 al servicio de Su Majestad”.

Murren obedece a un lugar idílico con casas propias de lugares duros en invierno y que significa un gran punto de paso en esta ruta por Suiza. Hay que perderse por aquí y no es excesivamente caro.

LAUTERBRUNNEN Y GRINDELWALD

De nuevo en Lauterbrunnen, empezamos a ver el agradable paisaje con las cascadas que bajan por la pared desde la altura. En este valle se cuentan hasta 72 saltos y la más famosa es la que se haya justo delante del aparcamiento público en medio del pueblo apodada Staubbach. Mires donde mires, hay agua por todos sitios.

Por la carretera dirección a Stechelberg y hacia el final del valle, un punto primordial de visita es la cascada conocida como Trummelbach. Los pequeños de menos de cuatro años tienen la entrada no permitida por el ruido del agua.

Hay diez puntos accesibles para ver la fuerza de la naturaleza y en este caso del agua, incluso se puede subir en ascensor a la parte más alta.

Evidentemente es impresionante el caudal, el ruido, la fuerza y el poder de esta materia que recorre la montaña abajo en agua proveniente de los glaciares de las montañas cercanas. Hay un par de miradores exteriores para realizar fotografías verdaderamente pintorescas y bonitas.

Un festival de colores en plena primavera en este excelente valle.

Después de parar un rato admirando el pueblo en la zona céntrica con establecimientos en otro día soleado, tomamos camino de otro sensacional valle como es el de Grindelwald, bastante cercano.

Aquí de nuevo vamos a disponer de una perspectiva genial con casas diseminadas por la montaña en praderas verdes con vacas pastando tranquilamente. En este valle y población, de alguna manera de mayor dimensión que el anterior, de nuevo hay múltiples opciones para no aburrirse y pasar momentos entretenidos y diferentes.

El Eiger domina el valle con su impresionante figura. Al lado dispone de otros picos escarpados de reputación como el Wetterhorn y teleféricos para realizar actividades propias de aventura. Hay que buscar un poco de información para ver las opciones disponibles para realizar.

Aunque definitivamente la montaña más aclamada y reputada es el First. El lago Bachalpsee es probablemente de los más buscados por estas tierras y se puede ver reflejado el pico citado. Desde arriba hay posibilidades para bajar en una especie de tirolina y posteriormente en una especie de bicicleta hasta el mismo pueblo.

Rutas de senderismo, glaciares, montañas… Un abanico de maneras de entretenerse.

No subimos por falta de tiempo y porque no entraba en los planes iniciales aunque evidentemente puede ser interesante ascender al First pero es necesario mucho más tiempo.

Uebeschi -> Lauterbrunnen -> 43 km

Lauterbrunnen – Murren (teleférico y tren)

Lauterbrunnen – Grindelwald -> 23 km

Grindelwald -> Uebeschi -> 51 km