RUTA CONVENCIONAL

El itinerario más completo e idóneo de toda la Toscana comprende las zonas del sur. Es una clásica ruta a realizar en vehículo y que supone invertir una jornada entera. La travesía comprende pueblos de marcado carácter y personalidad, carreteras ondulantes o serpenteantes, y paisajes, sobretodo paisajes. Cualquier lugar se presta a una buena instantánea.

Campos de girasoles, verdes olivos, viñedos, plantaciones de cualquier tipo, abundantes pasos a nivel de tren y casas en lo alto de colinas que te dan la bienvenida con los famosos cipreses. Un continuo contraste de colores y formas. Es la postal más conocida de toda la Toscana sin ápice de dudas.

Buonconvento

De Siena a Buonconvento hay 32 kilómetros. Es el primer pueblo, insólito, puesto que es de los únicos de la zona que esta en el llano. Tiene un bonito casco viejo amurallado con varias puertas de entrada. Fuera de las murallas suele haber un mercado para abastecer a la gente. Cabe destacar, como en la mayoría de pueblos, la alegría y colorido que dan las banderas que tienen colgadas en fachadas y balcones los habitantes. En la antigüedad, Buonconvento fue una importante parada en la vía Francigena.

Montalcino

De Buonconvento a Montalcino hay 14 kilómetros. La ciudad es conocida por su famoso vino Brunello. Muy recomendable realizar una degustación en alguna enoteca. Goza de una posición elevada que le otorga unas vistas notable sobre algunos valles. Merece la pena visitar su Rocca (fortaleza) y dejarse llevar por las estrechas y empinadas calles.

Luego hay que ver también la plaza Garibaldi y la plaza del Popolo, la más grande del pueblo y que cuenta con el bonito palacio Comunale (ayuntamiento). En algunas tiendas de vino los precios son prohibitivos, aunque claro, son caldos de reconocido prestigio y de gran reserva. En algunas ofrecen degustaciones del joven Brunello (rosso) gratis, para el Brunello reserva, hay que pagar.

Castiglione d’ Orcia

Este destino queda a 26 kilómetros. Indicar que por la carretera, camino del pueblo, es recomendable observar en el lado derecho de la vía y muy cerca de la localidad de Castelnuovo dell’ Abate la Abadía de Sant’ Antimo. Obtendremos una foto inolvidable y se puede visitar de manera gratuita.

Este pueblo está dentro del conocido como valle de Orcia, con unos paisajes de lo más pintorescos. En Castiglione d’ Orcia es interesante la plaza Vecchietta con un bonito palacio Comunale y un par de iglesias que destacan, como es el caso de la iglesia de Santo Stefano y de Santa María Maddelena. En este pueblo hay un antiguo castillo al que subimos en coche y luego desde la carretera es impactante verlo dominando la montaña.

Bagno Vignoni

En menos de 5 kilómetros y en el mediodía llegamos a este pueblo, y que mejor sitio para comer, con una gran oferta culinaria. Luego la visita al pueblo es muy agradable puesto que hay una gran charca al aire libre con agua caliente proveniente de manantiales naturales. En invierno con el frío, nace una neblina que deja la plaza preciosa.

Por desgracia el baño no está permitido, pero siguiendo el curso hay dos canaletas donde puedes remojar los pies. En este lugar hay muy buenas vistas en general y en las afueras hay pequeñas charcas para el momento baño. Un pueblo perfecto. Indispensable en esta ruta Bagno Vignoni.

San Quirico d’ Orcia

Situada a tan sólo 6 kilómetros, este pequeño pueblo destaca por su Collegiata. Por San Quirico d’Orcia también pasó la vía Francigena, que era el camino de los peregrinos a Roma.

Pienza

En 10 kilómetros de recorrido, aparece uno de los pueblos más emblemáticos de la Toscana, con su marca de queso pecorino esencial en la gastronomía local, todo un manjar. Pienza está abarrotada de suculentas tiendas de embutido y sobretodo de queso pecorino. Pero no sólo hay tiendas, tiene un bonito laberinto de callejuelas donde pasear, la plaza Pio II es donde están los edificios más importantes y unas murallas muy interesantes con vistas a la catedral y con tentadoras imágenes a lo lejos.

El pueblo estaba adornado con banderas y es bastante turístico. Esta ciudad ha sido declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Hay que corroborar que el enclave proporciona un lugar ideal en todos los sentidos.

Montepulciano

El día se echaba encima. Pero aún teníamos fuerzas y tiempo para llegar hasta Montepulciano. En un paseo de 15 kilómetros estábamos en esta bonita localidad algo más empinada que el resto y donde destaca otro vino, el Nobile de Montepulciano. Pero antes desde la carretera con lo primero que te encuentras es con la iglesia de San Biagio en un entorno de cipreses ejemplar. Es una gran construcción fuera de las murallas y de extrema belleza.

Es otra ciudad que se encuentra muy elevada y su sitio principal es la plaza Grande. Aquí está la catedral y el palacio Comunale. Es un lugar encantador con muchas enotecas, la mayoría ofrecen degustación gratuita del famoso Nobile.


Siena y el alojamiento tampoco quedaba tan lejos después de la última parada o alto en el camino. 60 kilómetros para volver al hotel. Cerca del primer pueblo, de Buonconvento, otro lugar plausible es la Abadía de Monte Oliveto Maggiore.

Paisaje Toscana

Una jornada señalada en el itinerario y que cumplió todas las expectativas. Un lujazo de día. Esta zona además de los paisajes, destacan los vinos y la buena comida. Recomiendo encarecidamente degustar todos los caldos y comer embutido y pasta hasta la saciedad. Todo suele ser caro pero se pueden encontrar buenos precios mirando, observando y analizando. Un lugar indescriptible.