ESTRASBURGO

Desde el pequeño pueblo donde pernoctamos, a muy poca distancia está el castillo de Hoet-Koenigsbourg. Este interesante castillo, al que se puede acceder, domina elevado la planicie o llanura de la Alsacia, donde se sitúa el Bajo Rin.

El día estaba lluvioso y nuboso, así que las vistas eran nulas y optamos por seguir al punto fuerte del día que sería la visita a la capital del departamento del Bajo Rin. Ni más ni menos que la gran ciudad de Estrasburgo, sede de numerosas instituciones europeas.

El centro histórico de la ciudad es de gran interés y por tanto con muchas visitas turísticas. En los tiempos que corren, todo la parte de vital relevancia está bien custodiada y protegida por militares.

Quizás el monumento más importante es la imponente catedral de Estrasburgo, con un reloj astronómico y que ostenta ser la cuarta en altura de todo el mundo. De todas maneras la ciudad contempla numerosas iglesias más por conocer.

Otra parte muy interesante y pintoresca donde poder ver casas con entramados de madera es la Petite-France, por donde aparece también un canal. En definitiva, podemos decir que todo el núcleo más antiguo es una sucesión de calles medievales con grandes plazas y lugares de verdadero interés patrimonial.

La visita a la ciudad es más que recomendable, y además es un punto estratégico para seguir, empezar o finalizar cualquier itinerario en vehículo por estas tierras. Cruzar la frontera y seguir por la zona de la Selva Negra en el país vecino alemán es la gran recomendación.

Thannenkirch -> Hoet Koenigsbourg -> 7 km

Hoet Koenigsbourg -> Estrasburgo -> 62 km


Aquí hay un enlace con información más que práctica para adentrarse en esa particular zona de Alemania con tantos contrastes. Selva Negra.

Selva Negra