ALSACIA

Una vez en la Alsacia, su ciudad más importante es Colmar. La capital del departamento del Alto Rin es la puerta de entrada a esta parte de Francia con una riqueza excepcional y años de historia. Su proximidad con Alemania es perceptible en la arquitectura de sus tantos edificios y construcciones.

Coincidimos en Semana Santa y en Pascua, por tanto, descubrimos toda una ciudad y posteriormente región decorada de manera tradicional como los franceses suelen hacer de manera magistral.

Estar en Colmar significa vivir una de las ciudades más bonitas de Francia, adentrarse en la capital de los vinos de la Alsacia y todo a los pies de la cordillera de los Vosgos, cuya cúspide es el monte del Gran Ballon.

Quizás el barrio más bonito de Colmar es el conocido como “La pequeña Venecia”, alberga casas alsacianas con el típico entramado de madera y balcones con flores tan característicos y formidables. Todo el largo de la orilla del río que atraviesa la ciudad que es el llamdo “Launch”, es accesible en pequeñas barcas. Al formarse algún que otro canal, la zona recibe el nombre simbólico de la soberbia ciudad del Véneto italiano.

Otros barrios de renombre y que van apareciendo por la visita son el barrio de los pescadores y el de los curtidores, cada uno con su colorido y aspecto original. Hay muchas casas famosas y antiguas que son de visita obligatoria. Pero pasear sin sentido ni lógica saboreando las calles y comercios locales, es la mejor opción con dulces regionales para llevarse a la boca.

Barcelona (ESP) -> Colmar (FRA) -> 1.037 km