PICADILLY CIRCUS

Durante el primer día iniciamos una ruta por la zona más céntrica y bulliciosa de Londres. Visitamos los barrios o zonas de Piccadilly, Soho y Mayfair. Empezamos a notar que Londres es diferente a cualquier ciudad no inglesa, lógicamente. Atención al cruzar las avenidas o calles y mirar al lugar correcto de circulación.

Ya anocheciendo, alcanzamos la vía pública desde el metro o underground en la plaza Picadilly Circus. Muy famosa y conocida por su típica iluminación a modo de publicidad en algunas fachadas y la estatua de Eros disparando una flecha en medio de la plaza. ¿Quíen no ha visto esta imagen por televisión?. A pasear.

BARRIOS ALTERNATIVOS

Una calle ambientada es Old Compton street, efervescente y de un espectáculo propio permamente en el lugar conocido como el barrio gay. Muy cerca está instalado el barrio chino, en pleno Gerrard street. En este lugar encontramos una combinación de colores y olores sorprendente. Para los no acostumbrados a este tipo de cultura es por lo menos curioso el panorama.

Todo el resto de la tarde admiramos calles típicas de los barrios comentados como son Leicester square y Regent street, en esta última, conviven numerosas firmas inglesas en una calle elegante y cosmopolita. Oxford street es la arteria comercial principal de la ciudad y Carnaby street, parte como escenario prioritario de la moda pop y moda para gente joven.

El alojamiento estaba situado cerca del estadio o2, es decir, a más de diez paradas de metro en una zona muy tranquila y verde de Londres. Barato pero ligeramente lejano de los principales destinos viajeros. El transporte público de todas maneras es necesario y poco barato. Imprescindible buscar promociones en tarjetas viajeras, comprar tickets individuales es un suicidio económico.