PLAZA DE ROMA

La ciudad de Mestre es la puerta de entrada a Venecia a través del puente de la Libertad. La plaza de Roma es el punto inicial y centro nervioso en la ciudad de los canales y último lugar para aparcar el vehículo en los aparcamientos habilitados.

Hay otras alternativas y opciones para dejar el coche a precios más económicos, todo bien señalizado, pero evidentemente la comodidad de estacionar en la plaza de Roma es superior. Por aquella época el precio era de 30 € por día. En esta plaza es donde está el polémico puente de la Constitución, obra del tal Calatrava que desentona con todo el entorno y encima tiene escalones molestos para las maletas.

Las otras opciones de llegar a Venecia son a través del tren en la estación de Santa Lucía o del aeropuerto de Marco Polo. Para alcanzar luego ya al centro hay muchas opciones baratas y caras desde las diferentes terminales y por diferentes medios, tanto terrestres como marítimos. Así es la rutina en la ciudad italiana.

El siguiente problema a resolver antes de empezar a callejear por los canales y calles venecianas, es obtener una tarjeta para el medio de transporte local, el “vaporetto” o bus marino.

A diferencia de cualquier ciudad donde el coche o moto es el transporte más común, aquí en la “Serenísima”, un apodo habitual de la ciudad, el barco es el vehículo típico para trasladarse por el gran Canal. Primeramente un billete sencillo es muy caro, es mejor comprar billetes válidos para diversos días, y también hay descuentos para jóvenes con la tarjeta “Venice card” que permite entrada en museos y otros servicios. También será necesario disponer de un mapa de las diferentes líneas disponibles para navegar por toda Venecia sin perderse, cosa que al principio es bastante probable. Y por si alguno piensa que viajar sin billete es una buena manera de ahorrar dinero, hay muchos revisores y las multas son acordes al precio del boleto individual.

DISTRITOS DE VENECIA

Venecia está dividida en distritos, en italiano y plural sestieri. Así es desde los orígenes de la ciudad y por tanto hay que dividir el enredo en barrios. Orientarse por está ciudad es muy complicado y seguir el mapa tres cuartos de lo mismo. Los distritos son Cannaregio, San Marco y Castello en el norte del gran Canal, que cruza toda la ciudad de punta a punta. En la parte inferior del gran Canal, en el sur, se sitúan los distritos de Santa Croce, San Polo y Dorsoduro.

Juntamente con estos barrios hay otras islas e islotes importantes como Giudecca, Burano, Torcello y Murano. También destaca la conocida playa llamada Lido de Venecia.

Elegir un alojamiento en Venecia tampoco es fácil. Depende de la época la ciudad está colapsada, sobretodo en carnavales, y los precios por noche por regla general son bastante altos. En nuesto caso decidimos reservar un hotel cerca de la plaza de Roma hasta el punto que fuimos andando con las maletas por las calles. En el distrito de Cannaregio y justo delante del canal de Cannaregio y del puente de la Guglie, estaba nuestro lugar de merecido descanso tras patear territorio veneciano.

CANNAREGIO

El sestiere de Cannaregio es el más poblado y lugar donde personajes ilustres tales como Marco Polo, explorador, Tintoretto, pintor, y Tiziano, también pintor, tenían su residencia. Recuerdo este barrio como encantador y relajado, con canales prácticamente solitarios con alguna que otra góndola paseando a algún viajero bajo ropa tendida.

Los puntos más importantes para visitar son el puente de los Tre Archi, el único en la ciudad con tres arcos. En este sector está instalado el antiguo gueto judío, en el campo del Ghetto Nuovo hay referencias al holocausto, sinagogas y hasta algún judío ortodoxo con la barba y gorro característico.

Curiosamente, en Venecia las plazas se llaman o bien campo o bien campello, la única plaza como tal es la plaza de San Marco, normal.

La iglesia Madonna dell’ Orto tampoco puede faltar en el itinerario. En la fondamenta dei Mori, concretamente en el número 3398, es donde está la casa del mismo Tintoretto con la estatua blanca de un pequeño moro en la puerta.

Si salimos a buscar por la calle Corte Vecchia el mar abierto, en la conocida Sacca della Misericordia, hay buenas vistas de la isla de Murano y de cientos de barcos.

Campo de l’Abazia es otro pequeño sitio encantador y al final de fondamenta San Felice, está el único puente de toda la ciudad que no tiene barandilla, el sensacional y original puente Chiodo.

La tranquilidad deja de existir al bajar hacia el gran Canal, por Strada Nuova hay miles de comercios y gente por todas partes. El palacio Ca d’Oro es de los más bonitos del gran Canal y pasamos por el lado, aunque las mejores vistas son desde el “vaporetto” o la orilla contraria del gran Canal.

Ca Oro

El resto de lugares interesantes del barrio son campiello del Remer y la iglesia Santa Maria dei Miracoli, no sin problemas para encontrar porque al equivocarse en una calle el destino cambia radicalmente y la desorientación es total. Esta llamativa iglesia de mármol de color blanco es la elegida por la mayoría de los locales para casarse. Si somos capaces de encontrar el citado campiello, las vistas del puente de Rialto y de Pescaria son un placer para la vista.

CASTELLO

El barrio de Castello es conocido por albergar el astillero conocido como Arsenale. Es el mayor distrito en tamaño y contiene diferentes ambientes entre partes muy concurridas y otras más tranquilas.

Uno de los campos más bellos es el de Santi Giovanni e Paolo, con la iglesia más grande de Venecia. Hay una estatua ecuestre y la Scuola Grande de San Rocco, que es un edificio decorado por Tintoretto y de gran reconocimiento.

Desde el centro de Castello prácticamente descendimos hasta el final del gran Canal en la conocida Riva degli Schiavoni, una avenida con vistas a la isla de San Giorgio Maggiore y diferentes puntos como la iglesia de la Pieta o de San Zaccaria.

Estos son los dominios de la plaza de San Marco y del palacio Ducale, pero hoy no era el día para conocer el poder de Venecia.

Si miramos en el mapa, desde plaza de Roma hemos caminado hasta la misma plaza de San Marco prácticamente por la parte norte de la ciudad entre Cannaregio y Castello. Una barbaridad, aunque si que es cierto que las distancias no son muy grandes a pie.

La linea 1 del “vaporetto”, el autobus acuático, recorre el gran Canal en zig-zag lentamente para poder admirar todos los palacios, además para en todas las paradas. La línea 2 es la rápida y no para en todas las paradas, ya depende de las necesidades personales.