LA PERLA DEL ADRIÁTICO

Todo viaje por Croacia empieza o acaba por Dubrovnik. La antigua Ragusa está rodeada completamente por una gran muralla con torres, la cual, es accesible a pie y proporciona un paseo sin igual de casi dos horas de duración. Evidentemente la panorámica desde esta descomunal construcción es perfecta. El mar, la montaña y los tejados de las casas crean un espacio y entorno agradable para los sentidos.

La calle principal se llama “Stradun” y por todo el interior del centro histórico aparecen museos, palacios, iglesias y la catedral, cuyas arquitecturas trasladan a la época de máximo esplendor de la ciudad. La gastronomía también es destacable, como ya venimos advirtiendo. La visita se puede completar con ir a la playa o visitar la isla de Lokrum, considerada parque Nacional en un viaje en ferry.

Un teleférico asciende a la montaña donde apreciar unas vistas aéreas estupendas, aunque también, a pie de carretera dirección Montenegro, las vistas de todo el casco antiguo merecen mucho la pena.

El consejo es deleitarse y asombrarse de cada rincón y calle de Ragusa. Pasear para encontrar esa plaza o fuente escondida, ese mercado o tienda de artesanía, o descubrir un restaurante encantador donde comer. El único “pero” es la cantidad de ciudadanos conociendo la ciudad y mucho más si coincidimos con la llegada de uno o varios cruceros. Ya lo saben.

LA ÚLTIMA CIUDAD

Camino del aeropuerto una ciudad también amena por su oferta gastronómica y por realizar un paseo alrededor de la costa, es Cavtat. Esta es la última ciudad de nuestro viaje aunque también es muy recomendable pasar por Mlini. La playa que tiene es magnífica y ofrece un centro comercial pequeño pero con todos los servicios para el turista. Incluso encontramos una pequeña piscina con porterías, hay que decir que el waterpolo es un deporte nacional muy practicado.

Se acaba un viaje excepcional por una tierra peculiar. Con la historia de una guerra bastante reciente que ha sabido resurgir y trabajar para atraer a viajeros de todo el mundo. Con el patrimonio que atesora, en un futuro será uno de los destinos más destacados del mundo. Hemos estado en Croacia dos veces pero de bien seguro que habrá una tercera como mínimo. Es por ahora nuestro país.

Zaton -> Dubrovnik -> 14 km

Dubrovnik -> Cavtat -> 21 km