COSTA ESMERALDA

Iniciamos la matinal con la visita a la parte noreste de la isla, a la parte más oriental. La visita a la localidad de Porto Cervo es todo un clásico, es la conocida costa Esmeralda.

Momentos antes, en las proximidades de Arzachena, visitamos una de las construcciones megalíticas típicas de la isla como son las tumbas de los gigantes. Hablamos de monumentos funerarios colectivos de la época Nurárgica que existen en la isla de Cerdeña. En este caso la tumba de gigantes de Coddu Ecciu es de las más importantes aunque la visita es muy breve y simbólica.

El lujo de grandes yates, ostentosos coches y reputadas tiendas de las mejores marcas mundiales están presentes en Porto Cervo. El centro es bastante bonito y con un poco de suerte observaremos a algún millonario vestido de manera adecuada al estatus económico y bien acompañado de una mujer potente con algún regalo caro en la mano. El lujo al máximo nivel y con una efervescente vida nocturna.

A pesar del alto nivel económico de toda esta región, siempre hay espacio para los más mortales. Disfrutar de los placeres de playas y calas más que interesantes están al alcance de todos y gratis, exceptuando el aparcamiento. De las más destacadas, seleccionamos la visita a cala “Capriccioli”. Una cala bonita pero en un día con mucho viento deslucía un poco todo el entorno. A lo lejos era apreciable la zona de Tavolara, más que recomendable a pesar de decidir por tiempo no entrar en los dominios.

Porto Rotondo es otra población de interés con un puerto deportivo que intenta imitar a la vecina Porto Cervo aunque queda bastante ninguneada, aquí tomamos un aperitivo para seguir la marcha. Pasamos también de largo Olbia, una ciudad sin mayor importancia siempre con la intención de bajar hacia el centro de la isla por la costa este. Entre Olbia y San Teodoro, otro gran centro y recinto vacacional, es donde hay una gran colección de playas y calas para visitar.

TAVOLARA Y MOLARA

Con un orden lógico, los mejores espacios para saborear el mar son el capo Coda Cavallo, un lugar excepcional con vistas excepcionales de la isla de Tavolara y Molara. Playa “Lu Impostu“, cala “Brandinchi” y playa “La Cinta“, esta última con avistamiento de flamencos en una laguna. Lástima del mal día y no poder apreciar todo el encanto propio de una zona tan rica paisajísticamente hablando.

La población de Porto San Paolo o alguna vecina, creo que es un lugar ideal para hacer excursiones de nuevo en barco a estas islas de Tavolara y Molara. No estaba en el itinerario por falta de tiempo y pasar por lo menos una noche quizás es una gran idea. Ahora me arrepiento de no haber incluido esta alternativa en el itinerario.

DORGALI

En esta jornada, de nuevo cambiamos de campamento base, en este caso el destino final sería la población de interior de Dorgali, la parte de montaña de cala Gonone, separadas por un puerto de montaña en nueve kilómetros. Camino de esta localidad, para hacer una breve parada y tomar un refrigerio, paramos en Posada, un pequeño pueblo visible desde la carretera encaramado en una montaña bastante pintoresco. Aunque ciertamente es más bonito desde fuera que desde dentro. Es totalmente descartable.

Dorgali no es una población con nada de interés destacado, únicamente recordamos al lado del alojamiento el restaurante del hotel S’ adde, recomendado por la anfitriona. La relación calidad y precio es excelente pero fuimos de más a menos y el servicio era lentísimo hasta el punto de aburrir a la clientela. Hay que entretenerse comiendo pan sardo.


Información! Un día mejorable y sinceramente cuadraría el itinerario para hacer una pequeña incursión a la zona de isla Tavolara y Molara. Centrar el día en el capo Coda Cavallo es otra opción interesante.