DOLOMITAS

Los Dolomitas constituyen un macizo montañoso en los Alpes orientales italianos, posicionados en el norte del país. Engloba tres regiones (Trentino-Alto Adige, Véneto y Friul-Venecia Julia) y hasta cinco provincias, contempla tres idiomas oficiales y está catalogado como patrimonio de la humanidad desde el año 2009. Un entramado complejo en un vasto territorio y que abarca un entorno natural único. Pura arquitectura.

El itinerario final recorre la región italiana del Trentino-Alto Adige. En el norte de esta región en el Alto Adige, el idioma principal es el alemán, a pesar de estar en Italia y la capital de la provincia es Bolzano. Está parte del territorio italiano es conocido com el Tirol del sur y la influencia de Austria es bien presente. De todas formas, también rondamos la región del Véneto durante algunas partes del camino. Hay que destacar que la capital de la provincia del Trentino es Trento.

Accedemos a Dolomitas desde Austria y por la parte del este, más precisamente por la ciudad de Lienz. Una vez en Italia, queremos instalarnos en un camping para pasar la noche y otros menesteres, pero es la primera vez en nuestros viajes, que todo está completo y tenemos que resignarnos. Cerca del lago de Braies hay un par de campings que tienen buena valoración, camping Olympia y camping lago di Dobbiaca.

LAGO DI BRAIES/PRAGSER WILDSEE

Antes de anochecer, aparcamos en el mismo parquing del lago de Braies, es donde vamos a pasar la noche para empezar el día siguiente en un entorno precioso. Aquí hay un buen negocio montado para cobrar dinero a cualquier vehículo por estacionar y hasta por pernoctar. Menudo fiasco la experiencia.

25€ por dormir en el aparcamiento habilitado con barrera y 10€ por dormir en el exterior, donde no hay ninguna referencia sobre el precio por pernoctar. En este mismo sitio, por simplemente aparcar para visitar el lago, 10€ más. A las 08:00 horas de la mañana, dos personajes con peto amarillo encargados de gestionar el aparcamiento, golpean el cristal de la furgoneta para despertarte, mover el vehículo donde decidan y pagar, reclaman 20€. Por no discutir y debido a que vamos a visitar el lago, cumplimos y pagamos la gran estafa. En la gran mayoría de lugares de interés turístico de Dolomitas, está prohibido pernoctar en furgoneta. Una verguenza la persecución al mundo camper.

Otra circunstancia algo extraña, es que el acceso al mismo lago está cerrado a partir de las 09:30 horas y hasta las 16:00 horas más o menos a los vehículos en temporada alta. Al salir del lago, en una rotonda, había unos controladores en la carretera de acceso cortando el paso. Cuidado que es posible quedarse sin ver el lago.

Sobre los 1.496 metros sobre el nivel del mar y en pleno Parque Natural Fannes-Senes-Braies, encontramos una de las joyas de Dolomitas, el lago de Braies. Es un espacio muy concurrido y popular, también debido al fácil acceso en vehículo, así que evitar horarios domingueros. Es el lago natural más grande de Dolomitas y destaca por el agua de color esmeralda junto con el reflejo de estos macizos tan impactantes y típicos de Dolomitas en el lago.

En el lago hay un hotel y un embarcadero con unos precios de alquiler de barcas algo elevados y encima a remo, a primera hora de la mañana, la gran mayoría están ocupadas y dispersas por todo el lago. De todas maneras, cuando las barcas están estacionadas, las fotografías son preciosas debido a que están en fila. En una hora de tiempo aproximado, es posible realizar el circuito sencillo (4km) a pie alrededor del lago para disfrutar del entorno. También existe la alternativa de realizar senderismo a gran escala con rutas de duración de varias horas para alcanzar el pico Croda del Becco.

TRE CIME DI LAVAREDO/DREI ZINNEN

Seguramente la imagen de Dolomitas y por desgracia excedido de visitantes, incluso a primera hora de la mañana. Es como acceder a la mejor playa del pueblo en hora punta. En menos de una hora estamos en la zona de influencia de las tres cimas de Lavaredo. Durante el trayecto hemos pasado por el lago de Dobbiaca/Toblacher see y el lago de Landro/Durrensee sin desviarse ni un ápice de la carretera. El objetivo es ver los tres famosos picos de cerca desde el aparcamiento del refugio Auronzo, no vamos a realizar grandes excursiones por falta de tiempo y energías. Como mucho, existe un sendero que afronta en menos de media hora un mirador a la Cadini di Misurina y era el plan más factible.

Pero es imposible, con el vehículo llegamos hasta el lago Antorno y es desde aquí donde hay que conformarse con las vistas porque la carretera está cortada debido al volumen de vehículos. La gente accede en autocares en masa haciendo grandes colas, una locura. Quedamos un poco defraudados pero la vida continua y hay que seguir con el camino.

Por cierto, muy mal gestionado y organizado por las autoridades locales, un completo desorden, cobrar por aparcar si saben. Saliendo hasta el siguiente destino, pasamos de largo también el lago de Misurina, desde donde es posible obtener una imagen de las tres cimas de Lavaredo desde la distancia bastante aceptable.

CORTINA D’AMPEZZO

A medida que la ruta va en dirección oeste, menos congestión de todo, un gran alivio. El siguiente punto por conocer, algo de tipo urbano, es la glamurosa localidad de Cortina d’Ampezzo, la reina de los Dolomitas. Un destino fundamental en invierno, sede olímpica en el año 1956 y de fama mundial por las estaciones de esquí.

En el caso que nos ocupa, aprovechamos para pasear por el centro y admirar el entorno de tal enclave tomando un verdadero café. En tal caso, estamos en la provincia de Belluno y en la región del Véneto, hemos cambiado de sector. Una buena parada en el camino.

Para finalizar en Cortina d’Ampezzo, hemos cruzado la vía SR48 que es el passo Tre Croci. Es raro porque de repente aparecen mucho coches aparcados en los margenes de la carretera, algo importante hay en los aledaños. Efectivamente, tras investigar, es desde aquí donde empieza al sendero al lago di Sorapis/Danau Sorapis, que es otra masa de agua de relevancia en Dolomitas. Ahora bien, hay que invertir bastante tiempo para realizar el trayecto de ida y vuelta, cerca de seis horas. Además, parece ser que no es un paseo sencillo.

CINQUE TORRI

Planificar un viaje en Dolomitas no es precisamente sencillo, y mucho menos en pocas jornadas de ruta, en este caso menos de tres días. Hay tantas y tantas alternativas, que hay que realizar una buena selección y hacer duros descartes, así es la triste vida del viajero. En el caso de les Cinque Torri, cinco moles rocosas donde escaladores práctican este duro deporte, estaba claro que era una obligación en el viaje. Es otro símbolo de Dolomitas. Y además, es que al salir del remonte, estamos rodeados de una gran cantidad de picos como por ejemplo el Nuvolau. La perspectiva es muy amplia y vistosa.

Desde Cortina d’Ampezzo, empieza la carretera de montaña SR48 que es el passo Falzarego, es hacia donde la brújula marca el camino. En una parte de la carretera ya es visible esta fenomenal formación de cinco enormes rocas de piedra, incluso hay gente con prismáticos admirando tal panorama. El punto final, a mitad de puerto más o menos, es el recinto de Baita Bai de Dones, donde hay un aparcamiento gratuito misteriosamente, algo inusual. Aquí existen los remontes al aire libre hacia el Refugio Scoiattoli (2.255m), el mejor punto para admirar las Cinque Torri y sin esfuerzo físico. Un poco de impresión para los más novatos en esta maquinaria poco acostumbrados a ir a la nieve pero en general sensacional.

La carretera SR48, a pocos kilómetros de Cortina d’Ampezzo, tiene una bifurcación que es el brutal Passo Giau y que finaliza en la localidad de Selva di Cadore. Después de nuestro tiempo en la montaña, retrocederemos camino y cambiaremos de valle por este mismo puerto, la carretera en concreto es la SP638. Desde este puerto, ya en la bajada, desde el refugio Fedare es posible ascender en remontes al refugio Averau, pero hay cerca de 1,5km hasta alcanzar les Cinque Torri. Todo esto es descubierto después de un buen trabajo de investigación, vamos con un niño pequeño y hay que ahorrar en los esfuerzos. Además, de esta forma contemplamos dos puertos.

Una vez finalizadas las fotografías de rigor, desde el mismo refugio, realizamos un sendero marcado como el “giro de les Cinque Torri”, que no supone una gran dificultad y tiene una duración cercana a los tres cuartos de hora. Es increíble caminar alrededor y entre medio de las moles de piedra, apreciar a los ingeniosos escaladores suspendidos y destinados a la suerte. Muy cerca de la Torre grande (2.361m), hay otro refugio y hay bastantes vehículos, es el refugio 5 Torri. Puede ser otra forma de llegar hasta esta zona y que ni de lejos está tan abarrotada como otros lugares de Dolomitas.

Cabe también mencionar que estas tierras, atestiguan duros enfrentamientos entre tropas italianas y austro-húngaras durante la Primera Guerra Mundial. Así que hay bastantes itinerarios históricos y algunos a modo de trincheras y túneles. La verdad es que estamos delante de un primer espada del viaje y tomar una buena cerveza en el refugio con vistas a las Cinque Torri, algo inolvidable.

ALLEGHE

El punto y final del día, es en una de las localidades más bonitas de toda esta región, es el caso de Alleghe. El emplazamiento a orillas del lago y protegido por los picos del Civetta, dotan a Alleghe de un bonito decorado. Una arquitectura típica y las decoraciones florales, son el reclamo fundamental junto con la belleza del lago de Alleghe.

También decidimos pasar la noche en el camping Alleghe, que tiene también un hotel y una pizzería donde apreciar esa buena comida italiana que casi nunca defrauda. Toda la tarde es hora de descansar, en cierta medida apetece y antes de anochecer damos una vuelta por la localidad que es una gozada.

Por otra parte la situación es cercana a los destinos del siguiente día, donde poco a poco iremos siempre en sentido oeste. Un buen alto en el camino, estratégicamente un acierto.

Este pequeño pueblo de apariencia tranquilo, tuvo por desgracia una serie de misteriosos asesinatos muy notorios en Italia entre el año 1933 y 1946, finalmente resueltos en el año 1964.