ORGOSOLO

Partida con destino al otro lado de la isla desde Dorgali, exactamente a la parte oeste. Inicialmente, por unas carreteras algo reviradas y estrechas como son las de los montes de Barbagia, paramos en la extraña población de Orgosolo. De alguna manera estamos en la parte más recóndita y antigua de Cerdeña, donde desde tiempos lejanos, ha sido un lugar poco comunicado y de difícil acceso.

Hace tiempo largo, Orgosolo fue un lugar temido por los bandidos que abundaban, hoy en día las paredes de las calles son todo un mural para pintar dibujos que hacen referencia a aspectos de toda condición. Por lo menos es curioso pasear un poco por el centro y ver dibujos junto con alguna señora mayor vestida completamente de negro de forma tradicional.

Ahora bien, no creo que merezca la pena desviarse expresamente para ver Orgosolo, pero de camino pues bienvenido sea. Actualmente es un pueblo completamente turístico donde los lugareños observan con recelo.

ORISTANO

Al mediodía llegamos a la localidad de Oristano, dando una breve vuelta por el centro y visitando la plaza más importante y quizás de las más bonitas de la isla, la plaza Eleonora. Tomamos un café en el centro y posteriormente dirección al excelente alojamiento situado muy cerca, en la localidad de Cabras. Esta pequeña localidad es muy atractiva y tiene restaurantes muy placenteros.

En este territorio hay dos fiestas populares muy importantes. En Oristano “la Sartiglia” y “la Corsa degli Scalzi” en Cabras, partiendo de una iglesia cercana como es la de San Salvatore, rodeada de casas bajas.

CAPO SAN MARCOS

Después de instalarnos y con las recomendaciones recibidas, directos al capo San Marcos. Estamos en la zona de San Giovanni del Sinis. Al final del camino y siguiendo la pista, a mano derecha, encontramos la torre Española y al lado izquierdo la antigua ciudad de Tharros. A mano derecha queda el mar abierto y al lado izquierdo el espectacular mar muerto con aguas inamovibles, algo parecido al fenómeno de la manga del mar Menor de Murcia. Un entorno espectacular.

En la parte final y después de una gran caminata, está el faro, aunque no merece la pena alcanzar esta parte debido a que no hay nada de interés y las vistas no destacan demasiado.

Otro punto de atención para dar una vuelta después de cenar y tomar un sabroso helado es en bahía de Torre Grande. Existe un paseo marítimo para pasear (lungomare) con puestos para comprar típicos objetos. No se puede pedir más de verdad, una jornada con contrastes y con sorpresas agradables. Toda la zona de Cabras tiene mucho por ofrecer rodeada de mar y estanques.


Información! La jornada no tiene desperdicio y es difícil realizar cambios. Únicamente es opcionable añadir una noche más en el recorrido por Oristano. Esta zona de la isla sarda está menos concurrida y los precios son muy baratos y los alojamientos son de calidad. Además hay también una posible excursión en barco a la isla cercana de Mal di Ventre situada en frente de Mari Ermi.