VALL FOSCA

Siguiendo un poco con las rutas en furgoneta de tipo camper, una nueva forma de viajar y pernoctar formidable, decidimos visitar brevemente dos enclaves de Cataluña muy interesantes y relativamente cercanos a la gran Barcelona. En este primer caso, hay que nombrar a la vall Fosca, un valle pirenaico por donde circula el río Flamisell y perteneciente a la comarca del Pallars Jussá. Estamos en Lleida, Lérida, una gran provincia con reclamos más bien de relieve.

Desde Barcelona, hay que indicar que deberemos emplear más o menos tres horas de coche para realizar aproximadamente 215 kilómetros de trayecto. La población más importante en esta zona y a la postre capital de la comarca es Tremp.

Tal como indican todos los medios, encontramos un valle frío y rápidamente oscuro en invierno, debido a la posición estrecha y encajonada del valle entre altas montañas. El turismo es una de las fuentes principales del territorio donde poder realizar actividades como barranquismo, senderismo, bicicleta y hasta caza o pesca. Con total claridad, tampoco falta la buena gastronomía, y es que tenemos la suerte que prácticamente en toda España la comida es un placer. En este caso la trucha o el jabalí son los productos locales más destacados de esta pequeña región catalana.

Este valle está compuesto de numerosos núcleos rurales de pequeña entidad, siendo el más céntrico la Torre de Capdella. El pueblo más alto del valle está instalado a 1.420 metros de altitud y es Capdella, punto inicial de numerosas rutas de senderismo y de gran belleza. También es cierto que hay construcciones de tipo románico por todo el valle y este pueblo es seguramente el más ostentoso.

Al inicio del valle hay un camping humilde para reposar con servicios básicos, aunque ascendiendo por la carretera y si vamos bien equipados, encontraremos ubicaciones al aire libre donde pernoctar de manera increíble al abrigo de altas cumbres que alcanzan los 2.500 metros.

Es que en cierta medida, estamos ante una de las puertas de entrada al “Parc Nacional d’ Aigüestortes i estany de Sant Maurici“. Además, en el valle, es donde realizaron la primera central hidroeléctrica de Cataluña y por tanto sobran las palabras existiendo incluso un museo dedicado a la materia.

Pero ciertamente, la parte más emocionante de la escapada, es ascender la carretera desde el último pueblo y después de siete kilómetros de curvas, alcanzar el embalse de Sallent. La altitud es cercana a 1.800 metros y es donde hay servicios de restauración, aparcamiento y el teleférico para coronar la cima.

En un complejo funicular de una única vagoneta, con capacidad para sesenta personas y tras salvar un desnivel positivo de casi 500 metros, estaremos en la parte alta del sistema de montañas en la friolera de 2.200 metros de altitud. Aquí hay de nuevo servicios con un soberbio mirador y el lago Gento. Obviamente también existe la oportunidad de subir caminando a través de senderos.

Una vez arriba, existen multitud de excursiones a realizar de alta montaña a través de una red de caminos señalizados de diferentes longitudes y dificultades. Así que a disfrutar del aire puro y de la majestuosidad de las montañas. Un verdadero regalo para los aficionados.


El dato

Por la vall Fosca atraviesa una de las pedaladas más duras del mundo como es "Pedals de Foc". En este caso desde la población de Espui inicia una gran ascensión por pista hasta coronar el coll del Triador, para finalmente acceder a las pistas de esquí de Espot y seguir la marcha por otras vertientes.


VALL DE BOÍ

En un segundo término, la marcha prosigue por definitivamente el valle más bonito de todo Cataluña, bajo un humilde punto de vista, la vall de Boí en catalán o el valle de Bohí en castellano. Un recital de belleza. Además, hay que destacar que en los alrededores hay verdaderos espacios turísticos y no demasiado lejanos como pueden ser Viella, Francia u otras comarcas catalanas.

En la comarca de Alta Ribagorza, hayamos un conjunto de valles y sierras ocupadas por el río Noguera de Tor y que ofrecen un infinito número de actividades para todas las familias. La principal ciudad y capital de la comarca es el Pont de Suert.

La población más importante del valle con todos los servicios y donde todos los vehículos tipo camper están agrupados para la pernocta en el margen del citado río es Barruera. El río es un excelente reclamo para pasear observando a lugareños pescando.

Una actividad muy famosa y típica de invierno es esquiar, y como no, en el valle tenemos una de las estaciones más importantes de Cataluña como es Boí-Taüll. En verano está un poco desangelada y únicamente hay opciones de senderismo. Obviamente en invierno, podemos tocar el cielo en los Pirineos por encima de los 2.000 metros de altitud con total tranquilidad.

Otra parte primordial del valle, es el conjunto románico de iglesias declaradas en gran mayoría patrimonio de la humanidad y que son de una gran singularidad y de importancia vital. De todas, la más destacada es la de Sant Climent de Taüll, situada en la población de Taüll donde resalta el gran campanario y el interior. Hay entradas conjuntas a un precio general pero después de ver tantas iglesias por Europa, ha llegado el momento de tranquilidad y dedicar sólo tiempo al exterior.

En los pueblos de Erill la Vall y Durro, además de las iglesias, el conjunto urbano en general es típico de construcciones de piedras para evitar y lidiar el frío invierno.

En todo caso, además de visitar pueblos e iglesias, esquiar o realizar senderismo, junto con una buena parada en algún restaurante de prestigio, existe la posibilidad de acercarse a un balneario. La población de Caldes de Boí alberga un balneario tipo estación termal que incluso es de los más importantes del mundo. Así que quizás merece la pena un poco de descanso y relax. Este pueblo es precioso para pasear entre cascadas, jardines y pequeños lagos.

PARQUE NACIONAL DE AIGÜESTORTES Y LAGO DE SAN MAURICIO

En Cataluña sólo habita un Parque Nacional, en este caso Aigüestortes i estany de Sant Maurici, es el lugar único para vivir la naturaleza de la montaña y realizar actividades sanas y entretenidas en un espacio protegido.

La mejor manera de acceder al parque es ir al centro de la población de Boí, estacionar el vehículo y comprar un ticket al lado de la iglesia. Este pase autoriza a subir en taxi tipo furgonetas hasta el punto final de acceso a vehículos del Parque Nacional, el planell d’Aigüestortes. Otra manera de subir es caminando o en bicicleta pero es tarea dura debido a que la subida es bastante larga y con fuerte desnivel por momentos. El inicio de la pista está en un desvío dirección a Caldes de Boí donde hay siempre coches estacionados y es donde está una residencia enorme donde veraneaba Franco.

Arriba hay rutas para todo tipo de turistas, miradores e incluso una pequeña ruta circular para familias con pequeños o personas con silla de ruedas. Muy bonita y simpática entre agua, arboledas y extremas montañas enormes. Hay letreros señalizados y el tiempo a invertir para practicar el recorrido ideal según las necesidades.

Una vez finalizada la ruta, hay que esperar en el mismo sitio y siempre hay alguna furgoneta esperando o que llegará con brevedad. Una excursión imprescindible e irrevocable en el valle de Bohí.

Por si todo esto fuera poco, existe también otra oportunidad única de adentrar en el Parque Nacional desde la población de Caldes de Bohí por una pista asfaltada y estrecha que conduce a la impresionante presa de Cavallers. Aquí hay aparcamientos muy recurridos y es donde está el embalse de Cavallers, punto inicial de rutas vertiginosas y asombrosas por encima de los 3.000 metros de altitud. Los picos del Comaloformo y Besiberri dominan la cumbre. Es brutal ascender en vehículo a lugares tan emblemáticos y poner el broche final de esta manera.


Información! El valle de Bohí está a cerca de 300 kilómetros y casi 4 horas de viaje de Barcelona debido a la posición montañosa. En todo el valle hay hoteles, casas rurales, campings y zona de estacionamiento de autocaravanas. ¿A qué estás esperando?

Bajando hacia Barcelona, decidimos parar en un camping en la provincia de Huesca para descansar un poco y no deshacer todo el camino del tirón. Decidimos parar en el interesante pantano de Barasona que en verano es un hervidero de actividades. Muy cerca como población más destacada está Graus.