LOGÍSTICA DEL VIAJE

Para llegar a Marruecos con el vehículo propio, es evidente que hay que embarcar en un barco. Hay bastantes opciones y alternativas para llegar desde España a Marruecos, es cuestión del recorrido a efectuar y de la economía propia básicamente.

Los puertos más importantes y típicos de Marruecos son Tanger, Tanger Med y Nador. También las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla conectan con la península Ibérica. El tema es que los trámites fronterizos no son demasiado rápidos y hay opiniones para todos los gustos sobre que vía es la más rápida, cómoda y fácil tanto como para entrar como para salir del país. Hay un mamoneo importante entre unos y otros.

Desde España es posible llegar a Marruecos hasta incluso desde el puerto de Barcelona, eso si, los precios son casi prohibitivos. El camino habitual para llegar al continente vecino suele ser desde Almería, Algeciras o Tarifa. Tras buscar y leer, decidimos llegar a Algeciras desde Barcelona y hacer el mismo camino para la vuelta.

Son por tanto 1.150 kilómetros de viaje por recorrido, una verdadera paliza. El puerto de llegada y salida a Marruecos era el de Tanger Med, un puerto moderno para mercaderías. Los dos viajes tuvieron cuatro horas de retraso con la compañía Balearia, un desastre de gestión y organización.

Otro dolor de cabeza, es donde comprar los billetes para el trayecto. Mucho antes de Granada, por la autovía, y así hasta prácticamente Algeciras, hay estaciones de servicio con venta de billetes de ferri de diversas compañías. Obviamente existe la oportunidad de comprar los billetes por Internet desde cualquier buscador o directamente desde la página de las compañías que operan. Pero de nuevo leyendo y releyendo, en múltiples foros aparece una pequeña agencia situada en Algeciras donde parece ser que ofrecen las mejores ofertas.

Y en efecto, es cierto, ya contactamos por teléfono para saber el precio más o menos, y al llegar obtuvimos por 200 € tanto la ida como la vuelta “abierta” para dos adultos, un bebé y una furgoneta tipo camper. Inigualable el precio. Estamos hablando de viajes Normandie.


Por otra parte, hay que tener en cuenta también el tema de los peajes en las autopistas de Marruecos, que más bien están por el norte y oeste del país. El resto de territorio, está ausente de estas vías rápidas y toca pasar por carreteras nacionales, comarcales, locales o hasta pistas sin asfaltar. Medio país está en obras, así que hay tramos verdaderamente lentos y pesados, diría que hasta horribles.

Únicamente es posible pagar mediante dinero en efectivo o con tarjetas del país. Ha sido imposible pagar con tarjetas tradicionales que todo el mundo dispone, y eso que indica que es posible pagar con este dinero electrónico.

En un par de ocasiones, no teníamos moneda local en efectivo y una vez pagamos hasta con euros. En otra oportunidad, después de un buen rato parados, el jefe de la zona abrió la barrera de manera gratuita y no aceptó la moneda en euros. Así que algo sucede que es un poco extraño y aún no lo entiendo. Amén de las retenciones en algunos tramos debido a los peajes troncales y seguidos sobretodo por Casablanca y Rabat.


Y ya para finalizar, el resto de experiencias pueden ser explicadas poco a poco, el tema de repostar. Cuanto más al sur, más cara está la gasolina aunque de manera muy sensible, todo hay que decirlo. El litro de diesel más o menos está treinta céntimos de euro más barato que en España, así que el ahorro es muy destacado. Hay gasolineras a mansalva, es imposible quedarse con el depósito vació incluso en el sitio más remoto.

Las principales marcas y más recomendadas son las estaciones de Shell, Total y Afriquia. En algunas aceptan tarjetas de crédito y en otras en cambio no, todo un misterio y es mejor preguntar antes de servir. Hemos repostado siempre en las dos primeras, para la tercera parece que sólo aceptan tarjetas de Marruecos. Aún así, hay otras marcas quizás algo más desconocidas y aproximadamente al mismo precio.


 

Distancia del día: 287 km

Tiempo: 5 horas

Tipo de carretera: Breve tramo de autopista (A4) y nacional (N2 y N13)

Pernocta: Camping cerca de Mulay Idrís y Meknes en N13


CHEFCHAOEUN

El ferri de Balearia, en vez de salir a las 22:00 horas, acaba partiendo a las 02:00 horas. El trayecto es de algo más de una hora y media, así que después de desembarcar y algún pequeño trámite en la aduana, estamos ya listos para descansar en el mismo puerto que está bien vigilado y al lado de todos los servicios.

Por la mañana, sobre las 11:00 horas, realizamos cambio a la moneda local (Dirham) en el mismo puerto a 10,30 Dirham por Euro y compramos una tarjeta para el teléfono de Maroc Telecom. Disponemos de cuatro horas de llamadas y 10 GB de datos por unos diez euros más la correspondiente propina por la activación. Empezamos pronto a entregar monedas.


Información! Los tramites de pasaportes y del vehículo son realizados estrictamente en el barco. Hay que rellenar un documento de color blanco por persona disponible en el barco y entregarlo junto con el pasaporte en una habitación habilitada. Para la entrada del coche, hay un funcionario con un ordenador que tranquilamente después de entregar permiso de circulación y carta verde dispensa una tarjeta que hay llevar siempre encima con el vehículo. Muy fácil. En Algeciras hay gente que entrega el papel blanco y ayuda a rellenarlo por una propina.

La primera parada del viaje, es la preciosa ciudad de Chefchaouen o también Chaouen. Hay que ir atravesando poco a poco pequeñas poblaciones de la cordillera del Rif, así que hay algunas curvas y también subidas y bajadas pero sin más problemas importantes para la conducción. Después de una experiencia en taxi por India, conducir en Marruecos es un paseo, sinceramente.

Antes de la hora de recorrido, en una larga subida y posterior bajada que termina en una rotonda, tenemos la primera experiencia con la agradable policía de Marruecos. Un policía con la típica pistola tipo radar de velocidad, caza al vehículo a 78 km/h en vez de 60 km/h que marca la vía. Afortunadamente, después de una charla, la broma de pagar viente euros queda reducida en nada.

Hay que decir y felicitar al país de Marruecos por la gran seguridad tanto policial como militar que hay por todos los pueblos y carreteras. Eso si, hay que intentar respetar el límite a rajatabla, aunque a veces es complicado. El vino y la cerveza es de difícil adquisición en el país, hay lugares disponibles a la venta pero han de disponer de una licencia. Hay mucha gente local e incluso policías con un excelente castellano, que demandan estos líquidos incluso pagando.

Chefchaouen es una bonita localidad de montaña, obviamente aún estamos entre la cordillera del Rif y el color azul y blanco de las casas con tejas rojas es un festival para la vista. La medina es suficientemente pequeña y tranquila para recorrerla en solitario y con tranquilidad entre calles y callejones estrechos y hasta tortuosos. La medina es de las más encantadoras del país, la plaza Uta el-Hammam es un continuo ajetreo de gente donde resalta la kasba o alcazaba. Es el inicio de la hospitalidad de Marruecos y de olores, colores, formas y todo lo inimaginable. Precioso.

Hay varios aparcamientos para dejar la furgoneta vigilados, siempre es bienvenido negociar un precio que normalmente oscila pues entre diez y veinte Dirham más o menos por varias horas de estada. La aplicación “park4night” es imprescindible y la mejor para encontrar el mejor rincón para dejar nuestro transporte a buen recaudo.

También hemos tenido la primera experiencia gastronómica a precios irrisorios para un europeo en la misma plaza principal. Ya hemos probado el primer tajín y durante el recorrido por un euro, es posible refrescarse con un zumo natural de naranja o granada que de bien seguro repone fuerzas preparado rápidamente. Nunca un zumo fue tan barato.


Con la buena primera impresión de Marruecos, poco a poco, realizamos un trayecto largo y ya prácticamente anocheciendo, hasta las ruinas de Volubilis, muy cerca de la localidad de Mulay Idrís y de la ciudad imperial de Meknes. El objetivo es adentrarnos hacia el interior del país para dormir en un camping bien situado y con todos los servicios básicos por poco dinero, unos 100 Dirham que al cambio son 10 Euros redondeando. El encargado del camping lo primero que hace es pedir cerveza, por desgracia no tenemos. Tomamos nota.

La conducción nocturna por Marruecos requiere de algo más de concentración, pero tampoco es muy complicada. Hay tramos rápidos y tramos lentos, todo depende del estado de la vía que a veces es complicado.